RSS

A los padres del mundo, ¿por qué?

12 Nov

En una encuesta a padres con niños pequeños, menos del 1% de las parejas decidieron que fuese el hombre quien se quedase durante 1 año en la casa para cuidar de los niños. SIn embargo más del 60% de los hombres encuestados  afirman que les gustaría pasar más tiempo con los niños y tomar más parte en el proceso de crianza de sus hijos.

Luego de leer el anterior párrafo en clases, la profesora nos plantea la pregunta del millón,

¿Por qué si hay tantos padres que quisieran quedarse en casa para cuidar de sus hijos durante sus primeros años de vida, hay tan pocos que efectivamente lo hacen?

A mí esta cuestión me parece interesante, iniciamos un debate sobre las razones que considerábamos que podrían ser la causa por la que tan pocos padres se dedican al cuidado de sus hijos y lo primero que a mí me vino a al mente fue, que es por razones culturales.

En ciertas culturas patriarcales, el hombre es el que debe hacer frente a la carga económica de la familia; esto sería dentro de lo que se considera el núcleo familiar tradicional, la mujer se queda en casa, el hombre trabaja y saca la familia adelante; pero además de ese factor social o tradicional, yo creo que hay algo más allá que tiene que ver con el típico machismo que está tan arraigado en ciertas culturas, pero este punto lo comentaré un poco más adelante.

Entre otras razones interesantes, algunos compañeros mencionaron que lo que sucede es que los hombre son muy cómodos, que no tienen paciencia, que son incompetentes en cuanto al cuidado de los hijos se refiere y que además suelen ganar salarios más altos que sus contrapartes femeninas. También alguien mencionó que es un tema de la educación que ha recibido cada persona y otro más comentaba que lo de no cuidar a los niños por razones de trabajo era sólo una excusa para no perder el contacto o la dinámica social en la que los hombres van a los bares a beber cervezas con los compañeros de trabajo o amigos y ante lo que es más fácil inventarse y poner como excusa que ha surgido una reunión de trabajo imprevista para escaquearse de la responsabilidad de los hijos.

Yo sé que estos son debates tan antiguos como la biblia, pero a mí me siguen pareciendo interesantes por la controversia que siguen creando aún hoy en día. Incluso los mismos hombres que están en mi clase intervinieron apoyando algunas de las razones anteriormente mencionadas y fue gracioso que otro de los hombres le dijese “somos 3 nada más, no nos jodas!”

Los hombres son mil veces más solidarios entre ellos que las mujeres entre sí, y si no lo creen dense una vuelta por su blog y pregúntenle a Nina. Ella escribió este post hace días sobre cómo las mujeres podrían ser más solidarias con el género, pero algún amigo anónimo acotó con razón, que su post sólo tuvo un par de comentarios comparado con otros posts que ella ha publicado que son un éxito total porque generan más participación por parte de sus lectores.

Para no continuar desviándome del tema, sólo diré que en mi opinión sí que hay un aspecto de educación que juega parte dentro de los factores culturales y la presión social que aún hoy día exige que los hombres proyecten una imagen a la sociedad de fortaleza y de superioridad que se interpone ante la debilidad por los hijos. A eso le podemos sumar el machismo, los hombres que han sido criados ya sea por su cultura o por su tradición familiar para ver a la mujer como un objeto o como la persona que debe cuidar de los hijos y encargarse del hogar con las excusas estúpidas que mencioné más arriba como que ellos no tienen paciencia o no tienen la delicadeza requerida para cuidar a los más pequeños.

Si a ver vamos ninguno nace aprendido y mucho menos sabiendo ser padre. Lo de ser padres es una responsabilidad tremenda para la que nadie está realmente preparado al principio y para la que uno va aprendiendo sobre la marcha, a medida que van ocurriendo las cosas y para la que uno intenta hacer lo mejor que puede. Yo no he oído a ninguna mujer poner una excusa como es que ella no tiene paciencia y creo que si los hombres se piensan tan superiores, entonces deberían saber que están más que capacitados para hacer las mismas cosas que nosotras en cuanto a la crianza de los hijos se refiere y me atrevo a decir que incluso en algunas ocasiones lo pueden llegar a hacer mejor que nosotras. Entonces ¿por qué no intentarlo?

Es evidente que desde hace muchos años la mentalidad de “hombre al trabajo y mujer a la cocina” ha ido cambiando y evolucionando, pero yo creo que en líneas generales aún es mal visto que un hombre diga que se dedica a ser “amo de casa” y yo creo que tal vez por eso la tendencia sigue siendo hacia que sea la mujer quien asuma el rol de madre, padre y super mujer para dedicarse no sólo a su trabajo sino también al hogar y a sus hijos.

El rol de los padres me sigue pareciendo importantísimo en el hogar, por lo que pensar mal de un hombre que se dedica a su hogar es de gente ignorante, así como es de hombres cobardes pensar que es una raya quedarse en el hogar para dedicarse a sus hijos. La sociedad tiene que seguirse moviendo hacia la igualdad de roles, porque yo sigo sin comprender por qué hay tantos hombres presidentes y tan pocas mujeres piloto y por qué hay tan pocos hombres enfermeros y tantas mujeres que son camareras de piso (personal de limpieza en los hoteles).

 
Leave a comment

Posted by on November 12, 2011 in cosas que nunca entenderé

 

Tags: , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: