RSS

¿Qué hijos le dejaremos al mundo?

07 Aug

Desde hace un tiempo mantengo una relación sentimental con un hombre que es 5 años mayor que yo, creo que hasta cierto punto está cómodo conmigo porque en las dos relaciones que mantuvo con mujeres antes de estar conmigo, ambas contemporáneas con él, llegó el punto en el que a las susodichas se les cruzaban los cables y les picaba la mosca de que ya estando en el tercer piso tenían que pensar en dejar descendencia porque se les terminaba el tiempo.

Estas mujeres estaban, de cierto modo, obsesionadas con la idea de tener hijos y mi pareja actual no entendía por qué parecía que todas las mujeres de esa edad con las que había estado parecían querer encasquetarle el paquete de ser el padre de sus hijos cuando para él eso no era una posibilidad en la que pensaba siquiera remotamente.

El meollo del asunto es que culturalmente la mujer venezolana ha sido criada para seguir un guión de vida en el que las pautas están muy bien marcadas y del que, para asegurarse el futuro, es preferible no desviarse. Cuando uno llega a “cierta edad”, debe empezar a pensar en sentar cabeza, en conseguir un esposo, en formar una familia y en continuar siendo una mujer exitosa en todas las facetas de la vida.

Estoy segura de que lo mismo ocurre en otros países latinoamericanos o incluso en otras culturas a nivel mundial, pero para no generalizar, me limitaré a decir que la mujer venezolana que llega a una “cierta edad” sin formar parte de una relación sentimental estable es el blanco de comentarios impertinentes y preguntas absurdas porque es muy poco recomendable, dentro de nuestra cultura, quedarse a vestir santos y dejar que el arroz se nos pase…

En la sociedad de hoy en día es evidente que las parejas cada vez tienen hijos más tarde, nuestras abuelas parieron y criaron chorreras de hijos desde que tenían 18 ó 19 años, pero nosotras queremos realizarnos en otros aspectos de nuestras vidas antes de dar ese paso, pero a pesar de que a mí aún me quedan unos años para preocuparme por mi descendencia, estoy comenzado a preguntarme si cuando me llegue el momento yo estaré preparada para tener hijos.

No me malinterpreten, el sueño de casi toda mujer es tener hijos y yo no soy la excepción; yo ya ni siquiera pienso en casarme, pero sí me gustaría formar una familia, aunque es algo que me acojona cada día más en la medida en que veo los niños de hoy en día, los padres de hoy en día y los valores que NO les transmitimos a los niños.

En días recientes he oído y visto casos de niños que son alucinantes, como por ejemplo el de un niño de 3 años que es lo suficientemente maquiavélico para a mitad de una comida convencer a los padres de que tiene sueño, con el propósito de que darse solo en su cama para comerse un chocolate que le prohibieron comer hasta después de comer y que encima lo maquine y lo ejecute tan perfectamente para luego no recibir ninguna reprimenda. Si consideramos que ambos padres de este niño son psicólogos, ya me dirán ustedes qué clase de psicología es esa, para mí lo único evidente es que si un niño de 3 años ya tiene la capacidad y la malicia para llevar a cabo estas acciones y mentir descaradamente, qué Dios agarre confesados a sus padres porque no les queda pero nada…

Otro ejemplo es el de una niña de 6 años que por celos a su hermana menor decidió que “eliminarla” sería lo más conveniente pero preferiblemente hacerlo parecer un accidente; así pues se le ocurrió decirle a la pequeña de 4 años que saltara por la ventana y le insistía para que lo hiciera con la intención de convencerla. ¿Qué hubiese pasado si realmente esto hubiese resultado en tragedia? ¿De dónde coño sacó esa niña semejante idea?

Un ejemplo más es el de una niña de 3 años que agarró la cartera de su madre y se tomó 5 pastillas anticonceptivas porque ella pensaba que eran caramelos… ¿Qué hace una niña de 3 años revisando el bolso de su madre sin permiso y sin supervisión?

Es obvio para mí que los niños ya no respetan, los niños de hoy mienten y manipulan a los adultos, desobedecen, son ruines, son poco pacientes, son descarados, son retadores y contestones y son, en una sola palabra un verdadero y real INCORDIO.

Pero no toda la culpa es suya, la gran pregunta es: ¿DÓNDE CARAJO ESTÁN LOS PADRES? ¿Dónde están cuando todas esas cosas suceden o dónde no están para que esas situaciones se den? Claro que es más cómodo dejar a los niños solos para nosotros tener un rato de paz y libertad, pero ¿somos conscientes de que los niños requieren de supervisión y atención constante? ¿Por qué decidimos traerlos al mundo si nuestras rutinas o valores no nos lo permiten?

Después de oír ejemplos como los anteriores, y otros muchos que no he mencionado aquí, díganme sinceramente ¿a qué mujer pueden quedarle ganas de procrear un niño así? Porque es engañarnos a nosotros mismos convencernos de que nuestros hijos no serán así porque por muy buena educación que les demos, vivimos en un mundo que se mueve en otra dirección y sabemos que una gran parte de la educación de nuestros hijos no depende de nosotros.

Los niños se desenvuelven en distintos entornos sobre los que carecemos total o parcialmente de control, por lo que yo me pregunto si realmente querré de aquí a unos años enfrentarme a ese reto de ser madre ante una realidad que no es la que deseo para mí o para mis hijos y ante un mundo que gira en el sentido contrario al de mis propios valores.

Aquí los dejo con un fragmento de Leopoldo Abadía que llama tremendamente a la reflexión:

Me escribe un amigo diciendo que está muy preocupado por el futuro de sus nietos. Que no sabe qué hacer: si dejarles herencia para que estudien o gastarse el dinero con su mujer y que “Dios les coja confesados”.

Lo de que Dios les coja confesados es un buen deseo, pero me parece que no tiene que ver con su preocupación.

En muchas de mis conferencias, se levantaba una señora (esto es pregunta de señoras) y decía esa frase que a mí me hace tanta gracia: “qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos?”

Ahora, como me ven mayor y ven que mis hijos ya están crecidos y que se manejan bien por el mundo, me suelen decir: “qué mundo les vamos a dejar a nuestros nietos?”

Yo suelo tener una contestación, de la que cada vez estoy más convencido:
“y a mí, qué me importa?!”

Quizá suena un poco mal, pero es que, realmente, me importa muy poco.
Yo era hijo único. Ahora, cuando me reuno con los otros 64 miembros de mi familia directa, pienso lo que dirían mis padres, si me vieran, porque de 1 a 65 hay mucha gente. Por lo menos, 64.

Mis padres fueron un modelo para mí. Se preocuparon mucho por mis cosas, me animaron a estudiar fuera de casa (cosa fundamental, de la que hablaré otro día, que te ayuda a quitarte la boina y a descubrir que hay otros mundos fuera de tu pueblo, de tu calle y de tu piso), se volcaron para que fuera feliz. Y me exigieron mucho.

Pero qué mundo me dejaron? Pues mirad, me dejaron:
1. La guerra civil española
2. La segunda guerra mundial
3. Las dos bombas atómicas
4. Corea
5. Vietnam
6. Los Balcanes
7. Afganistán
8. Iraq
9. Internet
10. La globalización

Y no sigo, porque ésta es la lista que me ha salido de un tirón, sin pensar. Si pienso un poco, escribo un libro.

Vosotros creéis que mis padres pensaban en el mundo que me iban a dejar? Si no se lo podían imaginar! Lo que sí hicieron fue algo que nunca les agradeceré bastante: intentar darme una muy buena formación. Si no la adquirí, fue culpa mía. Eso es lo que yo quiero dejar a mis hijos, porque si me pongo a pensar en lo que va a pasar en el futuro, me entrará la depre y además, no servirá para nada, porque no les ayudaré en lo más mínimo.

A mí me gustaría que mis hijos y los hijos de ese señor que me ha escrito y los tuyos y los de los demás, fuesen gente responsable, sana, de mirada limpia, honrados, no murmuradores, sinceros, leales. Lo que por ahí se llama “buena gente”.

Porque si son buena gente harán un mundo bueno.
Por tanto, menos preocuparse por los hijos y más darles una buena formación:
que sepan distinguir el bien del mal,
que no digan que todo vale,
que piensen en los demás,
que sean generosos. . . .

En estos puntos suspensivos podéis poner todas las cosas buenas que se os ocurran.

Al acabar una conferencia la semana pasada, se me acercó una señora joven con dos hijos pequeños. Como también aquel día me habían preguntado lo del mundo que les vamos a dejar a nuestros hijos, ella me dijo que le preocupaba mucho qué hijos íbamos a dejar a este mundo.

A la señora joven le sobraba sabiduría, y me hizo pensar.

Y volví a darme cuenta de la importancia de los padres. Porque es fácil eso de pensar en el mundo, en el futuro, en lo mal que está todo, pero mientras los padres no se den cuenta de que los hijos son cosa suya y de que si salen bien, la responsabilidad es un 97% suya y si salen mal, también, no arreglaremos las cosas.

Y el Gobierno y las Autonomías se agotarán haciendo Planes de Educación, quitando la asignatura de Filosofía y volviéndola a poner, añadiendo la asignatura de Historia de mi pueblo (por aquello de pensar en grande) o quitándola, diciendo que hay que saber inglés y todas estas cosas.
Pero lo fundamental es lo otro: los padres.

Ya sé que todos tienen mucho trabajo,
que las cosas ya no son como antes,
que el padre y la madre llegan cansados a casa,
que mientras llegan, los hijos ven la tele basura, que lo de la libertad es lo que se lleva,
que la autoridad de los padres es cosa del siglo pasado.

Lo sé todo. TODO. Pero no vaya a ser que como lo sabemos todo, no hagamos NADA.

Leopoldo Abadía.

P. D .
1. No he hablado de los nietos, porque para eso tienen a sus padres.
2. Yo, con mis nietos, a merendar y a decir tonterías y a reírnos, y a contarles las notas que sacaba su padre cuando era pequeño.
3. Y así, además de divertirme, quizá también ayudo a formarles.

 
4 Comments

Posted by on August 7, 2011 in claro y raspao

 

Tags: , , , , , , , ,

4 responses to “¿Qué hijos le dejaremos al mundo?

  1. Michelle

    August 16, 2011 at 21:38

    Me sucediò sin darme cuenta , comencè a leer , asentar con la cabeza . . . y pues presiento que a este blog volverè tan pronto como sea actualizado . Saludos , buen contenido , y sobre todo .. ¡buen punto de vista !

     
    • klau16

      September 11, 2011 at 20:23

      me paso igual me he identificado con varios de los post y estoy dispuesta a leerlos todos asi como he hecho en otros blogs que enganchan

       
      • Coraline

        September 11, 2011 at 22:13

        Muchas gracias!!

         
  2. Coraline

    August 25, 2011 at 20:39

    Gracias Michelle!

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: