RSS

Lo que tú digas…

18 Apr

Hace un par de días y con motivo de la nueva adquisición de un CrazeBerry por mi pareja, me vi en la necesidad de configurarle el terminal móvil e instalar algunas aplicaciones y como resultado de ambos procesos me di cuenta de que había que aceptar un montón de “términos y condiciones”, “condiciones de uso/servicio” y otros similares para poder dejar el teléfono funcionando y listo para usar.

Es cierto que en la sociedad 2.0 en la que vivimos, cada vez son más frecuentes estos documentos virtuales sin los que, nos guste o no, no tendríamos acceso a diversas aplicaciones o servicios a no ser de que los aceptemos, pero lo preocupante del asunto e independientemente de que estos formularios o contratos sean virtuales o no, es que aún no conozco la primera persona que sea por completo todos los términos y condiciones de todas las cosas que posiblemente podrían tener, y de hecho tienen, estos documentos.

Es evidente que en muchos casos es simple flojera, pero no hay que perder de vista que en un mundo cada més más digital, uno tiene a veces que ser selectivo con la información que lee porque lo cierto es que estamos sobresaturados con información que es publicada a un paso muchísimo más rápido del que nosoros humanamente podemos seguir.

Todos declaramos haber leído los textos de “términos y condiciones” de millones de servicios o sitios web que en realidad nunca hemos leído; desde pasajes (billetes aéreos), software para el PC, juegos online, bancos de fotos en línea, aplicaciones para dispositivos móviles y otro tipo de contratos de distinta índole que terminan siendo legalmente vinculantes pero que desde un punto de vista humano, no son nada prácticos no sólo por motivos de falta de tiempo para invertir leyendo estos interminables textos, sino también porque los mismos -precisamente por su carácter legal- están escritos en términos que son mayoritariamente complejísimos de entender y que encima muchas veces hacen referencia a leyes de las que uno no tiene ni idea.

De saber realmente todo lo que estos “términos y condiciones” describen, seguramente no haríamos ni la mitad de las transacciones que hacemos, pero el hecho es que las hacemos porque sabemos que si queremos hacer uso de ciertos servicios o sitios web, no nos queda más remedio que aceptar lo que ellos digan y no tenemos ninguna capacidad de negociar.

A efectos de un mortal cualquiera como uno, podríamos estarle vendiendo nuestra alma al diablo sin siquiera saberlo, pero la ignorancia no es excusa y aunque estamos obligados a aceptar, no estamos obligados a leer así que desde mi perspectiva; algo allí está fallando.

Podrá parecer ridículo o exagerado pero apenas hace un año durante una broma del April’s Fool Day en Inglaterra (equivalente al día de los inocentes), la empresa Gamestation insertó de forma temporal en sus contratos digitales una cláusula que -en mis propias palabras- decía algo así como que al enviar su pedido, los usuarios aceptaban concederle a la empresa el derecho no transferible de reclamar desde entonces, por siempre y en cualquier momento sus almas inmortales.

Lo peor de todo es que ese día más de 7000 (siete mil) clientes aceptaron el contrato sin saber que esa cláusula existía y no es que me falte el sentido del humor, sino que esto no tiene puta gracia porque demuestra muy claramente la libertad que tienen las empresas para camuflar cláusulas desfavorables nosotros como consumidores en los textos que ingenuamente aceptamos y también demuestra lo mucho que subestimamos la importancia de los contratos o documentos legales que aceptamos sin leer. (Fuente)

 
1 Comment

Posted by on April 18, 2011 in ojo pelao

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

One response to “Lo que tú digas…

  1. Maie

    April 18, 2011 at 12:44

    Si, es un riesgo… pero cada vez que me actualizan la iTunes for iPhone me sale el bendito documento de terminos y condiciones… el otro dia se me ocurrio ojearlo, era 40 y dele de paginas de las del iPhone… es que aunque quisiera leerlo acabaria sin ojos… al aceptar me hice el cuestionamiento que planteas…. pero lo peor es que no tienes opcion… o aceptas o estas fuera del juego… no hay negociacion posible.

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: