RSS

Señor, ten piedad… NOT

14 Mar

El pasado Viernes 11 de Marzo de 2011 amanecimos con la conciencia de un terremoto sucedido en la costa del Pacífico situada al Noreste de Japón de magnitud 9.1, con epicentro en el mar, de unos 2 minutos de duración, precedido por un temblor inicial sucedido el Miércoles 09 de Marzo de 2011 (y otros tres ocurridos el mismo día de la catástrofe) y originado, según indican los especialistas, por un movimiento en las placas tectónicas de la zona.

 

El resultado de este sismo desencadenó –además de los efectos típicos de un terremoto- un centenar de réplicas (una serie de temblores sucesivos de menor magnitud) de más de 4.5 grados, y un maremoto (tsunami) que arrasó con toda la costa a su paso; con olas que llegaron a alcanzar los 10 metros de altura. Pero las repercusiones no afectaron sólo a Japón –lugar en donde se registraron incendios, explosiones en las centrales nucleares, daños en las bases aéreas y principales aeropuertos, limitaciones en los abastecimientos de agua potable, complicaciones en las redes de telecomunicación y caídas en el mercado financiero- sino también las costas del Oeste de EEUU y otras latitudes Suramericanas.

 

Este terremoto ha sido calificado como el peor que ha tenido lugar en Japón y está considerado el 5to peor del mundo en toda la historia. La reacción internacional no se ha hecho esperar y muchos países se han solidarizado con la tragedia enviando equipos de búsqueda y rescate, dinero y otros insumos. Todo eso me parece admirable y la ayuda que cualquier economía del mundo, e incluso ciudadanos como nosotros, pueda aportar será desde luego bien recibida, pero lo que NO comparto es la pretensión religiosa que muchos han expresado ante estos eventos.

 

Los mensajes en las distintas redes sociales tampoco se hicieron esperar cuando apenas comencé a hacer mi chequeo matutino y leí cosas como: “Rezando por Japón! Esperemos que todo el mundo este bien! =S” (sí, seguro que están todos armando senda rumba!), “Thoughts and prayers for our friends, family and colleagues in Japan” (well done! I’m sure that will be of great help!), “Oremos por Japón (Juan Luis Guerra) (muy original!)”, “My prayers go out to anyone that is being effected (sic) by the disaster in Japan… (Katy Perry) (you should learn how to write in English first and then we’ll talk!)”, “Señor, ten piedad.” (sí, por favor apiádate del alma de todos los mamarrachos que escribieron estos mensajes) y mi favorito: “Destinemos 2 minutos y pidamos a Dios q nos cubra con su manto y proteja al mundo entero de otra catastrofe (sic) natural!” (y de una vez aprovechas y usas el mismo manto para estrangular al autor de este mensaje)

 

No me malinterpreten, no es que yo sea una rata ni que no me importen los sucesos del Japón; soy de las primeras a las que no le queda duda de que esta es una de las catástrofes más duras que ha ocurrido en los últimos años y en un momento así es típico que uno piense “que Dios nos agarre confesados” pero me molesta enormemente los falsos devotos que no rezan un puto día de su vida y salen a clamar oraciones como locos cada vez que hay un peo como si realmente rezar fuese a solucionar algo… HELLO????

 

La raza humana debería ser exterminada porque verdaderamente no queremos servir para nada; en vez de pasar el día escribiendo mamahuevadas, me pregunto si alguno de los payasos que publicó uno de estos mensajes se tomó la molestia de realmente hacer algo productivo y aportar un grano de arena o de hacer alguna donación a la causa.

 

Me pregunto también si la gente realmente piensa que rezar va a solucionar algo, porque señores, vamos a estar claros en que lo que está sucediendo NO es cosa de Dios ni de los demonios; es cosa de la naturaleza y es cosa del hombre porque sí, creo firmemente que esto es culpa nuestra porque nosotros estamos depredando el planeta y es sólo cuestión de tiempo hasta que él nos pase factura! ¿Realmente la gente no piensa en que el calentamiento global y toda la contaminación que le estamos procurando a la Tierra nos pillará tarde o temprano? ¿O en que eso afecta en absoluto al resto de catástrofes que están ocurriendo? ¿Creen que es casualidad?

 

 

Eso sin mencionar lo obvio: en este caso en concreto todos sabemos que Japón está ubicado encima de una falla sísmica y que por mucho que Dios y las divinidades decidan compadecerse de los paisanos; geográficamente esta zona está destinada a sufrir terremotos y como no sea que el movimiento de las placas tectónicas desplacen a Japón a otro lado del globo terráqueo, estos eventos seguirán sucediendo y cada vez con más frecuencia. Nada de esto es casualidad y es absurdo e ingenuo sentarse a “pedir” que todo vaya bien cuando no tomamos parte activa en mejorar la situación y en cuidar el planeta!

 

 

No me queda más que dejarles con una cita y esperar que esa supuesta fe y ese aparente fervor por lo omnipotente desaparezca, no porque no seamos libres de decidir qué religión seguir, qué creencias tener o qué credo predicar; sino porque los únicos que podemos salvarnos de la destrucción natural que estamos causando, somos nosotros mismos!!

 

La naturaleza no hace nada en vano. (Aristóteles)

 
1 Comment

Posted by on March 14, 2011 in ¿por qué no te callas?

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

One response to “Señor, ten piedad… NOT

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: