RSS

Carta a mi vecino

27 Nov

“Estimado vecino,

Hace ya unos 2 años que vivimos en casas contiguas y a pesar de eso me he cruzado con usted muy pocas veces. Casi siempre que lo veo es porque está usted sacando a su Yorkshire a pasear y si no fuera porque lleva usted a la perra atada, es evidente que esa fiera se me abalanzaría para comerme pero no a lamidos sino a mordisco limpio. Verá, es difícil olvidarse de usted porque siempre lleva ese uniforme puesto con camisa naranja. A su mujer la he visto salir también con el uniforme del hotel y a su hija con un quinqui típico de aquí.

Su hija siempre lleva lycras puestas y jamás la he visto usar un pantalón normal; casi siempre que me cruzo con su mujer está coleteando el pasillo de entrada a su casa. Como usted sabrá es realmente intrascendente la relación que mantenemos, pero hoy le escribo para decirle que a pesar de eso usted es mi ídolo.

Usted siempre ha sido un vecino ejemplar por su capacidad de convivir en comunidad, nunca he sido un vecino ladilla ni molesto sino más bien tranquilo y respetuoso. Además de eso, un día antes de escribirle esta carta usted se convirtió en un modelo a seguir por mucho más que lo anterior. Un día antes de escribirle esta carta usted se apersonó a nuestra vivienda un poco antes de las 5 de la tarde (cuando llegaba usted de trabajar) para reclamar por unas colillas y cenizas de cigarrillo que estaban esparcidas por todo el rellano que sirve de antesala a su casa y la mía.

En ese momento a usted le abrió la puerta el CDSM autor de semejante abuso y usted con dos cojones se lo reclamó en su cara. Desde entonces he montado un altar en mi habitación con su foto y le he prendido una velita junto a la foto y a la velita que tengo allí dispuesta para la virgencita. Pensé que un momento así jamás llegaría, pero sírvase de saber que lo he estado esperando y que no ha sido usted el único en quejarse. Hace unos días otro vecino también reclamó que el CDSM en cuestión le quemó el toldo de su casa cuando lanzó una de esas mismas colillas a su casa; una verdadera putada.

Querido vecino, se preguntará usted para qué carajo le escribo yo esto y a cambio tengo que decirle que se lo escribo para darle las gracias profundamente, aunque ya que estamos, aprovecho también para pedirle disculpas en nombre del CDSM que le ocasionó este inconveniente. He de confesarle que durante la mañana del día en que este incidente se produjo, yo había sido testigo de la inmundicia que había en el pasillo y además sabía quién había sido el autor. Me sentí tentada a recogerlo, luego a acusar al autor de aquel desastre; pero en lugar de eso me hice la ciega.

Me siento avergonzada porque yo lo sabía y no hice nada para arreglarlo y para evitarle a usted el mal rato; pero si usted ha sido mi vecino durante tanto tiempo, sabrá que desde hace unos meses las cosas han cambiado. Ya que me ha tocado aprender a los golpes, preferí callarme e ignorar el asunto porque estaba segura de que de haber hecho algo al respecto, hubiese salido -como quien dice- con las tablas rotas en la cabeza. Recientemente me han acusado de ser desconsiderada y desalmada hacia con el autor de semejante descaro y por ello preferí callarme antes que ser nuevamente víctima del blanco de la ira de quienes le defienden independientemente de lo que él haga.

Le afirmo que me da mucha vergüenza haberle hecho pasar ese mal rato de tener que ser usted quien llamase a la puerta para reclamar tal atropello pero además de extenderle mis disculpas, le comento que me alegro muchísimo de que no se haya callado la boca y de que haya venido a exigir respeto. Usted es mi ídolo por haber puesto en su lugar a ese sinvergüenza CDSM. Alguien que no fuera yo se lo tenía que decir y como al principito no hay quien lo toque, desde que supe de su hazaña le admiro más que nunca.

Quisiera finalizar mi carta diciéndole que usted ha de quedar bien advertido de que dentro de unos días me marcho de este lugar. Aprovecho la ocasión para despedirme y desearle suerte en su convivencia futura con el resto de inquilinos de esta casa. Usted no tiene ni idea de que ahora es que comenzará la pesadilla para usted y su familia así que empiece a preguntarse desde ahora, ¿qué ha hecho usted para merecer esto?

Muy profundamente agradecida,

Su vecina del 666.”

 
2 Comments

Posted by on November 27, 2010 in chikita vergüenza

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

2 responses to “Carta a mi vecino

  1. More

    November 28, 2010 at 00:09

    Ahhhh, esto es sencillamente genial! Yo la admiro a ella, seguramente porque tiene lo que yo no: paciencia con ese tipo de vecinos.
    Gracias por pasar a mi blog, sólo así hubiera sido posible que conociera el tuyo.

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: