RSS

Everything must go!

18 Nov

El mismo lunes que firmamos el contrato de alquiler del piso volvimos a casa e hicimos fotos de los muebles para colgar anuncios de venta en Internet en una página de cosas de segunda mano. Ninguno de los dos imaginaba el éxito que tal asunto podría tener pero lo cierto es que aquella misma tarde recibimos montones de llamadas y menos de 24 horas después ya nos habíamos deshecho –entre otras cosas- de la nevera y del sofá cama.

 

Todo sucedió tan rápido que apenas ahora es que tengo un momento para sentarme a repasar aquello. Por supuesto que como no pensábamos venderlo todo tan rápido y muchos menos que se llevasen la nevera apenas al día siguiente de haber colgado el anuncio, tuve que salir corriendo a llevar todo lo que tenía en el refrigerador a mi casa y ahora le tocará ingeniárselas para comer y sobrevivir sin tan necesario bien durante lo que resta de mes.

A pesar de que la venta ha sido todo un éxito y lo que queríamos era precisamente salir de todo rápido, este tema me ha generado también sentimientos encontrados. Tengo una felicidad genuina y una emoción inexplicable por lo que nos espera pero quizás una parte de mí desearía que todo este proceso de mudanza hubiese sucedido en otras circunstancias. No es fácil para nadie ver cómo te quitan tu casa y sentir esa impotencia de que como no puedes pagarla, tampoco puedes hacer nada.

 

 

Despojarte de todo lo que ha costado tanto esfuerzo y trabajo conseguir y no deprimirte en el proceso, es algo que conlleva demasiado trabajo personal; más que la implicación económica que indudablemente tiene el malvender los muebles, despojarse de los bienes es en parte también desprenderse de los sueños e ilusiones que anidan en ellos. Es renunciar al futuro que se soñó, a las ilusiones que se tenían y a lo que poco a poco se construyó allí, en ese lugar y entre esos mobiliarios.

 

Pero lo que pasa siempre es lo mejor y sé q esto nos está pasando ahora por alguna razón. Algo me dice que el cambio nos va a venir bien a los dos y por lo menos yo lo estoy necesitando enormemente.

 

Me siento orgullosa de que él se lo esté tomando tan bien y con tanta calma, pero a la vez no deja de dolerme que las cosas tengan que ocurrir de esta manera. Él mismo decidió que no quería llevarse nada porque no quiere tener nada que le recuerde a un pasado turbio; quiere empezar de cero una vida nueva y por eso lo que ha hecho es ver esto como una oportunidad de volver a empezar.

 

Yo veo como algo positivo el hecho de que no se aferre a las cosas materiales porque demuestra que sabe que a pesar del esfuerzo, trabajo, dinero o ilusión que todo le costó, lo importante es lo que lleva dentro y no está preocupándose por lo que deja atrás sino que está aprovechando el momento para continuar su vida y construir algo nuevo y recibir con los brazos abiertos lo que llega. Eso me inspira y me dice muchas cosas buenas sobre él; al final del día: que le quiten lo bailao!

 
1 Comment

Posted by on November 18, 2010 in no te llevo naylon!

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

One response to “Everything must go!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: