RSS

Fo!

16 Nov

A pesar de que el olfato se considera un sentido “menor” y es un hecho que sólo el 5% de las informaciones sensoriales que percibe el cerebro llegan a través del olfato y el gusto combinados, no es menos cierto que “el olfato es un aliado contra el peligro, además de un elemento importante para el disfrute de la vida.

Así pues no hay nada tan bueno como el olor de un buen almuerzo cuando uno se prepara para comer, el perfume de los seres que más amamos, el olor de un buen café recién colado, el olor a salitre cuando se pasea junto al mar, el olor a bebé recién nacido, el aroma de las flores, el de un buen vino y todos aquellos olores que hacen que nuestra vida sea más placentera.

En contraste, no hay peor olor que el de una cloaca, el de basura acumulada, el de orine seco regado por todo el piso de un baño público, el de cosas ardiendo en el fuego, el de ropa sucia almacenada, el de pescado podrido o el de un bebé cuando se ha hecho caca. Pero hoy no voy a hablar sobre los malos olores en general sino sobre cómo no hay nada tan malo como despertarse a las 5 de la mañana al olor de fritanga de una hamburguesa grasienta quemada que impregna toda la casa al mejor estilo de restaurante de comida rápida.

Detesto, y repito enfatizando, DETESTO el olor tan asqueroso de aceite quemado y más si uno se despierta por tan repugnante aroma a las 5 de la mañana. NO son horas de andar con el estómago revuelto porque un maldito insensible ha decidido que las 5 de la mañana es buena hora para echarle algo a la tripa mientras las mías se revuelven en la cama pero no del hambre sino de las náuseas.

Lo más detestable es que nadie haga nada, que estas cosas sean permisibles, que no haya un mínimo de consideración o respeto a las “normas de la casa” o que sencillamente no existan normas de la casa para algunos pero sí para otros.

No soporto lo desagradable que es despertarse al olor de fritanga, de cigarro, de música a todo volumen en un computador que se encuentra en la primera planta pero se oye hasta el bar de la esquina porque son las 5 de la mañana y se supone que la gente normal a esas horas está abandonada a los brazos de Morfeo y que en su lugar debería reinar el silencio de la noche. ¿Pero quién dijo que yo convivo con seres normales? ¿O será que la que es de otro mundo soy yo?

Luego me tachan a mí de desconsiderada e insincera, pero sepan que ésta es sólo una de las muchas razones por las cuales me largo de casa. ¿Alguien tiene idea de lo frustrante que es ni siquiera poder tener derecho al sueño porque otro ser humano no sabe el significado de la palabra respeto y convivencia? ¿Alguien sabe lo deprimente que es sentirse tan ajeno al hogar estando en casa y no poder decir que uno se siente como en casa?

Otra noche más sin dormir y ni el ambientador, ni el ventilador ni abrir la ventana sirvieron de nada. Ugh! I just f*cking hate my life now!

 
1 Comment

Posted by on November 16, 2010 in ahora sí que me arreglé yo

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

One response to “Fo!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: