RSS

A vivir sólo se aprende viviendo

28 Oct

La idea de lanzarme a la aventura de iniciar mi propia vida no era nueva, así como tampoco lo era mi aspiración a materializar la convivencia con mi pareja en algo más que visitas y llamadas diarias. Supe que estaba dispuesta a vivir bajo el mismo techo que él -entre millones de otras cosas- cada vez que daba la media noche y con las dos agujas del reloj apuntando al 12 llegaba mi hora de volver a casa. Nunca quería volver. Siempre quería quedarme a su lado y poder bailar a mi propio ritmo.

Durante el primer año de noviazgo me preguntó en varias ocasiones cuándo me iría a vivir junto a él, pero después de un tiempo cesaron las interrogantes. Algo había cambiado en su vida y dado que estaba a punto de perder su vivienda, consideró que no era el momento oportuno para iniciar una vida en pareja, por lo que continuamos la relación sin volver a pensar en la posibilidad de formar nuestro propio hogar hasta este momento.

Lo habíamos conversado un par de veces pero un tanto a la ligera. Yo no estaba dispuesta a tomar una decisión precipitada o a dar un paso en falso sólo por una necesidad económica o un interés mutuo más allá del deseo genuino de compartir una vida juntos.

Después de recibir esto y saber, ahora a ciencia cierta, cuándo el desagradable episodio del desalojo tomará lugar; entonces he visto de cerca la posibilidad de residir bajo el mismo techo y hemos considerado que quizás este es el momento de dar el paso porque de todas todas él se verá en la obligación de buscar otra vivienda y yo hace tiempo que quiero independizarme.

Si lo pienso fríamente, en el fondo el momento oportuno nunca llega. Uno siempre está esperando tener más estabilidad, un mejor trabajo, un mejor salario, unos cuantos ahorros, un poco más de holgura económica o un tiempo más con la pareja en el eslabón anterior para asegurarnos de que es la persona indicada. Yo pienso que es uno el que tiene que hacer que sea el momento oportuno porque si nos quedamos esperando a que las condiciones de nuestro entorno sean “perfectas”; se nos va la vida en ello.

He visto tantas relaciones que después de años de noviazgo funcional han terminado fracasando a los pocos meses de unirse en matrimonio, que prefiero que si tengo que “divorciarme” sea ahora y no después de estar 8 años de novios para igualmente darme cuenta que esa vaina no iba para ningún lado. Siendo un poco más trivial, confieso que también preferiría una separación tan libre de papeleo como sea posible.

Esto de compartir vida sin que exista un compromiso matrimonial de por medio es una visión bastante moderna para alguien tan conservador como yo y más aún considerando que alguna vez me incrustaron el bendito chip venezolano que nos dice que tradicionalmente uno se va de su casa cuando se casa y no antes ni después. Eso sin mencionar que en líneas generales está mal visto en nuestra cultura que una mujer se vaya a vivir con su pareja así no más; hay unas normas sociales que dictan unos patrones que definitivamente yo no estoy dispuesta a seguir.

He resuelto que si mi pareja me va a hacer daño, seguramente lo hará igualmente sin que yo pueda evitarlo y que si nos va a ir mal viviendo juntos, nos va a ir mal igualmente aunque esperemos a tener más tiempo de novios para luego dar el paso y aunque exista un papel firmado que diga que estaremos juntos “hasta que la muerte nos separe”. El tiempo no es garantía de nada y el matrimonio tampoco; sólo es una de las estupideces humanas que hemos inventado para adueñarnos y pretender controlar la vida de otros, tal y como si fueran una posesión más.

Esto no significa que no me quiera casar; don’t get me wrong.. Por supuesto que quiero hacerlo pero sólo porque me hace ilusión tener una ceremonia bonita y honrar la relación. En absoluto creo que de ello dependa el que mi pareja me tome más en serio o me ponga menos los cuernos o se responsabilice más por la futura descendencia o me haga menos (o ninguna) putadas. Tod@s aquellos que tengan padres desaparecidos, maltratadores, borrachos y mujeriegos sabrán que estoy en lo cierto; y es que al final un papel firmado y un anillo: no significan nada.

Alguna vez habíamos pensado y hablado que cuando le quitaran el apartamento entonces nos mudaríamos juntos, pero creo que ninguno imaginaba que aquello ocurriría “tan pronto”. No es una queja sino sólo una acotación; lo cierto es que lo veía como una posibilidad a mediano plazo y anhelaba comenzar mi propio camino, pero ahora que estoy frente a la senda en la que debo elegir –entre safe and sorry– para dónde agarrar; me siento algo insegura.

Esta sensación nada tiene que ver con mis sentimientos hacia él o hacia la relación ni con la certeza de querer dar este paso. De esas cosas no tengo ninguna duda. Más bien tiene que ver con el resultado que pueda devenir de hacerlo puesto que uno de mis mayores temores siempre ha sido el fracaso y quizás pensar que estoy tan cerca de tomar una decisión tan trascendental sin haberlo meditado demasiado, me aterra un poco.

No me gustaría que la relación cambiase negativamente tras dar este paso y tampoco descubrir que lo llevamos bien separados pero que viviendo juntos somos un gran desastre en potencia. Sin embargo son riesgos que tendré que correr y son un par de cojones que tendré que echarle para intentar que esto funcione y hacer que así sea.

Ni siquiera me quiero detener a pensar cómo se lo tomarán mis padres. Irme de mi casa sin lucir un aro de nupcias en el dedo anular y sin un papel firmado que diga que esto es reconocido ante Dios o la ley seguramente será el último golpe que La Sangre espera recibir ahora. Intentarán disuadirme y vendrán las discusiones; tendré que convencerlos de mis argumentos y al final -aunque les cueste- tendrán que aceptar mi decisión.

Es evidente que excepto por el anillo y el acta de matrimonio; decirles que me voy a vivir con mi pareja, así no más, es equivalente a darles la noticia de que me caso; pero mucho peor. Peor porque en la mente ortodoxa de mis padres aunque un anillo y un papel para mí sólo son meros símbolos del matrimonio, para ellos son garantías de que la cosa va en serio y esto significa que les costará demasiado asimilar lo contrario.

No sé si él va en serio o no, pero creo que si no fuese así podría perfectamente irse a vivir sólo y dejar esta locura para después. Tengo que darle la razón en que este momento tiene que llegar algún día; de otro modo no tendría ningún sentido seguir en una relación si nunca nos arriesgamos a dar el siguiente paso y si no va a llegar a ningún lado. Eso de que aún no es el momento oportuno es bastante relativo: los tiempos de Dios son perfectos y estoy convencida de que las cosas están sucediendo así por una razón.

No sé si estaré toda la vida con él ni si será el padre de mis hijos. No sé si este paso se convertirá en el mayor acierto o en el peor error de mi vida; pero quiero pensar que si las cosas no van bien –en el peor de los casos- siempre puedo volver a estar sola. Lo que me preocupa no es el poder volver a mi estado anterior (soltera) sino no poder ser la misma (tener el corazón destrozado) si eso sucede. Me inquieta hacernos daño en el intento y no me gustaría que si las cosas en nuestra convivencia no resultan, acabemos desgastados, enfadados y definitivamente quemados o en dos platos: como acabé con mi ex que después de haber vivido un amor tan bonito no quiero verlo ni en pintura.

Por su puesto que a él también le caga todo esto; sin embargo ambos lo queremos intentar y tendremos que aprender a respetar nuestros espacios y a acoplarnos en cuanto a coexistir diariamente se refiere. Vendrán todos esos momentos raros en los que descubrir que las cosas que para nosotros son normales –porque las hemos hecho así toda la vida- no lo son para otros y esa sensación de que ahora soy yo sola con el mundo.

Vendrán los momentos en los que descubrir las manías y vicios arrastrados que tendremos que combinar de forma tal que no se hagan incompatibles. Vendrá la necesidad de ceder territorio, de compartir espacios, libertad e intimidad; y los momentos en los que aprender a extremar la confianza, la paciencia, la tolerancia y la sinceridad para evitar que a posteriori salgan a relucir reproches e incomodidades.

Pero la vida en pareja no tiene por qué ser un camino aterrador; me gusta más pensar que será un camino bonito, la oportunidad de construir algo sólido (o al menos intentarlo) a partir de los conflictos y de la crítica constructiva; y la ocasión de descubrir un mundo nuevo.

Evidentemente ésta es una nueva experiencia para mí; tan anhelada durante tanto tiempo… Aunque no me he hecho expectativas, espero con todo mi corazón que salga muy bien. Como todas las decisiones de este calibre en la vida; son difíciles de tomar y a veces cuesta mucho arriesgarse a intentarlo; pero al final del día no se puede perder de vista que a vivir sólo se aprende viviendo. Quien quiera una garantía… tendrá que comprarse un tostador!

 
5 Comments

Posted by on October 28, 2010 in hitos de la vida

 

Tags: , , , , , , , , , ,

5 responses to “A vivir sólo se aprende viviendo

  1. Cinica

    October 28, 2010 at 17:50

    Vaya…
    Debe ser una decisión tremenda… Yo no me veo pensando todo eso. Creo que soy mas complicada o compleja, no sabría como llamarle. Aterrador… Como dices tu. Jaja

    Un Beso.

     
  2. Cata

    March 7, 2011 at 04:53

    Llegué aquí por casualidad, espero que todo vaya bien contigo desde q escribiste el post🙂
    Quiero anotar nada más que escribes muy bien, tu historia me ha traido de principio a final.

    Un saludo y suerte en tu vida!

     
    • Coraline

      March 8, 2011 at 18:41

      Muchísimas gracias Cata! No sé si vuelvas por aquí a leer este comentario pero todo va muy bien =) te invito a volver a mi blog cuando quieras, así te irás enterando de qué tal me va todo. Gracias por tu apoyo!

       

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: