RSS

Tócale el culo!

27 Oct

Había perdido la cuenta de los meses que debía, pero seguramente eran tantos como -o incluso más de- los que llevamos juntos.

Durante un tiempo la cuota de la hipoteca llegó a representar más del 85% de su salario por lo que no podía pagar la casa y comer a la vez, así que prefirió comer. Durante otra temporada la cuota se redujo casi a la mitad de lo que era, pero el importe pendiente ya se había hecho lo suficientemente grande como para impedirle liquidarlo y por si no era suficiente, la cosa fue a peor cuando su situación laboral cambió y comenzó a percibir como único ingreso la prestación de desempleo.

Recibió un par de citaciones en distintas ocasiones y estaba al tanto de que el piso saldría a subasta en Septiembre de este mismo año. Aunque pensaba en aquella torturante situación a diario, procuraba no manifestarlo y se negaba a hacer algún movimiento hasta saber el desenlace final que tendría todo esto.

Por mi parte pensé que tardarían unos buenos meses en procesar el caso así que las pocas veces que surgía el tema -y pocas porque se encargaba de evitarlo deliberadamente- yo intentaba animarle y asegurarle que alguna solución encontraríamos y que ya nos apañaríamos. Pero como la mayoría de eventos en la vida, una cosa es decirlo e imaginarlo; otra es hacerlo y vivirlo.

Esta mañana me levanté pendiente de su comparecencia ante el juzgado de paz y a golpe de medio día recibí su llamada para avisar que la sentencia fue definitiva y la orden de desalojo concluyente. Debe despedirse del lugar que ha sido -más que meramente su piso- su hogar durante los últimos años y marcharse con fecha límite de finales de Noviembre.

Se me puso la piel de gallina cuando me lo dijo y además de mi cara de preocupación se me quedó mal cuerpo durante las horas siguientes. De algún modo me sentí paralizada en relación a mis actividades rutinarias y se me quitaron las ganas de todo mientras sentía que se me venía el mundo al piso. Aunque sabía que el día llegaría, tal vez guardaba la esperanza de que no fuese “tan pronto”.

No quería imaginarme cómo podría estárselo tomando siendo la persona más afectada si a mí me estaba costando tanto asimilarlo. Quedamos para almorzar por la tarde e intenté sobrellevarlo de la forma más positiva posible. Aparentemente lo estaba tomando con buena actitud a pesar de todo y como una oportunidad de comenzar de nuevo desde cero en lugar de verlo como el fin de algo; pero con todo y eso, la situación no deja de estar jodida.

Me duele que tenga que pasar por esto porque no se lo merece. Sin embargo sé que todo esto está ocurriendo por una razón y que por duras que se pongan las cosas, encontraremos alguna salida. Ahora sólo hay que decidir y resolver. A veces la vida es así y no hay nada que podamos hacer para evitarlo aunque en momentos como éste ciertamente desearía vivir en un mundo en el que no existiera el dinero y en el que la única moneda de cambio fuese el amor.

La vida es como andar en una bicicleta… te caes sólo si dejas de pedalear. Ser feliz es una actitud ante la vida y no depende de ninguna otra persona que de ti mismo

Por eso si la vida te da la espalda: Tócale el culo!!

 
2 Comments

Posted by on October 27, 2010 in estamos mal pero vamos bien

 

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

2 responses to “Tócale el culo!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: