RSS

“Salir Corriendo”

12 Oct

Hoy me desperté poco más tarde de las 11 aprovechando que era festivo y luego de merodear por las noticias más recientes del Caralibro a través del teléfono, pensé en que quería levantarme pronto y ponerme a jugar Mario Bros. en el emulador del Super Nintendo para el ordenador.

Me levanté e hice mi rutina mañanera habitual pero en lugar de perder el tiempo con los videojuegos decidí arreglar mi habitación. No lo pensé mucho porque sino no hubiese encontrado las ganas de hacerlo pero necesitaba poner cada cosa en su lugar para sentirme mejor y abandonar esta desagradable noción de vivir en una cueva de gorilas o de estar en plena zona de guerra Iraquí. Guardé la ropa y limpié un poco, cambié las sábanas y quite el polvo aunque no pude hacer la colada puesto que la lavadora está estropeada.

De desayuno tomé lo que cualquier niño de 7 años de edad desearía comer a primera hora del día: M&M’s rellenos de cacahuetes. Sólo me comí 5 de ellos sin que nadie me dijese que eso no es desayuno, que no me estoy alimentando bien o que debo comer más. Me dejé caer en la silla frente al ordenador para leer los posts más recientes de mi Blogroll; entre ellos vi un video que me gustó, otro que me trajo recuerdos de la infancia y aunque tuve tiempo de hacer muchas más cosas, lo cierto es que no tenía ganas de nada.

Hubiese podido terminar un par de posts que tengo en proceso tras reflexiones y vivencias de estos últimos días. Hubiese podido editar algunas fotos para subir a mi hilo de Flickr. Hubiese podido avanzar en la composición de ese “algo” que aún no sé si será video o show de diapositivas para un aniversario que llegará con suerte dentro de 5 meses. Hubiese podido continuar confeccionando ese álbum de sueños que con tantas ganas deseo rellenar o quizás hubiese podido ponerme a bajar las canciones y a grabar los CD’s de todos esos artistas que tengo en lista de espera.

En lugar de eso me senté a no hacer nada. Me senté a encontrarme conmigo misma y a reflexionar sobre cómo me siento, sobre lo que estoy viviendo, sobre la conversación que tuve esta mañana con una amiga por la mensajería del CB y sobre qué me dice todo lo que está ocurriendo y todo lo que siento sobre mí misma.

Estos últimos días he experimentado frecuentemente la sensación de querer salir corriendo y de querer dejar todo para no volver y sin mirar atrás. Tengo ganas de alejarme de casi todo lo que actualmente me rodea y de casi todos con los que hoy convivo. A ratos siento la inmensa necesidad de irme a un lugar lejano en el que nadie me conozca, en el que poder volver a comenzar de cero para hacerlo mejor. Desearía ir a un lugar en el que nada me afectara y nadie me dañara y en el que, sobretodos las cosas, pudiese dedicarme a ayudar a quienes lo necesiten para calmar estas ansías que tengo por salvar el mundo y hacer que todo sea mejor.

Si es cierto que no tenemos el control absoluto sobre nuestras vidas (que ni siquiera son nuestras), no es menos cierto que somos los artífices de nuestro propio destino y eso me hace sentir que lo que estoy viviendo ahora se aleja medianamente de lo que deseo, de lo que sueño y de lo que merezco que no es más que una vida tranquila carente de superficialidades y de consumismos, desprovista de congéneres vacíos y de relaciones interesadas porque “cuando la paciencia llega a su límite, también puede dejar de ser una virtud;” y siento que la mía se está agotando; no quiero imaginarme como podré reaccionar cuando acabe por mandar todo al carajo.

“Salir Corriendo”

Nadie puede guardar toda el agua del mar
En un vaso de cristal
¿Cuántas gotas tienes que dejar caer
Hasta ver la marea crecer?
¿Cuántas veces te ha hecho sonreír?
Esta no es manera de vivir
¿Cuántas lágrimas puedes guardar
En tu vaso de cristal?
Si tienes miedo, si estás sufriendo
Tienes que gritar y salir, salir corriendo
¿Cuántos golpes dan las olas
A lo largo del día en las rocas?
¿Cuántos peces tienes que pescar
Para hacer un desierto del fondo del mar?
¿Cuántas veces te ha hecho callar?
¿Cuánto tiempo crees que aguantarás?
¿Cuántas lágrimas vas a guardar
En tu vaso de cristal?
Si tienes miedo, si estás sufriendo
Tienes que gritar y salir, salir corriendo.

(Amaral)

 
1 Comment

Posted by on October 12, 2010 in todo lo demás

 

Tags: , , , , , , , , , ,

One response to ““Salir Corriendo”

  1. Maria Jose

    October 13, 2010 at 14:49

    Hola amiga, pues si quieres salir corriendo CORRE !!! Nenita limpiar es una de las mejores terapias que existe, sobretodo si lo haces pensando en que limpiando te estás quitando de encima todas esas malas energías que cargamos aveces… así que limpia, mueve las cosas, sobretodo bota, regala, saca todo aquello que no te sirve y que llena tu vida …. limpia más y mantente en movimiento, termina tus proyectos y veras como al final del día te sentirás mejor… quedarte sentada pensando no te hace bien. Termina tus proyectos y comienza nuevos !

    besos
    mariajose

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: