RSS

Color Esperanza

27 Sep

Hay días en los que la rutina parece dominar el tiempo con la monotonía que sólo las actividades del día a día exigen y hay otros, en cambio, en los que diversos eventos insospechados parecen apoderarse de cualquier vestigio de nuestras costumbres cotidianas. Sucesos que rompen esquemas, que nos trastornan el día de forma positiva o negativa y acontecimientos que nos marcan incluso algunas veces de por vida.

Hoy me sucedieron 3 eventos importantes que quiero compartir. El primero está relacionado con el post que publiqué el domingo. Sólo quería acotar que la sentencia fue dictaminada esta mañana aunque de momento no es definitiva. La fiscalía pidió un par de años de cárcel y la defensa apeló el veredicto por lo que el juicio fue postergado para el año que viene. En ese momento se re-evaluará el caso, los hechos y las circunstancias; supongo que también el progreso del acusado y se verá entonces si se rebaja la sentencia, si se mantiene, si se aumenta o (cruzando los dedos) si se absuelve. Ya había alguna vez dado las gracias por tener a un hermano en libertad, y hoy me toca hacerlo de nuevo. Gracias, infinitas gracias.

El segundo evento está relacionado con el primero puesto que después de sentirme culpable por lo ocurrido y por el no haber intentado llevar a cabo esa importante conversación con él que hubiese debido tener, decidí que había algo en mí que tenía que cambiar y que la próxima vez lo menos debo intentarlo por mí, sin importar el resultado. En realidad no quería llevarme un chasco, ganarme un balde de agua fría gratuito ni salir con los platos rotos en la cabeza por tratar de ayudar, pero ayer entendí que a veces vale más la pena ese sacrificio que no el sufrimiento de presenciar lo que viví el domingo. Finalmente tuve esa conversación que tenía más de dos décadas pendiente y me siento muy liberada. Me siento ligera y aliviada, como que me deshice de un lastre pesadísimo, orgullosa de haber enfrentado un miedo, conseguido un logro y ayudado a un alma en el proceso. Por fin pude tener una conversación seria, adulta, madura, pacífica y normal con él; y lo mejor del caso es que ME ESCUCHÓ.

Finalmente, y apartando el día duro y agitado que tuve hoy (que no viene a cuento porque la idea de este post es contar 3 eventos inesperados y positivos de hoy), después de tantos meses (un número tal que me ha hecho perder ya la cuenta) hoy recibí una llamada de empleo y estoy feliz de que haya sido así. Eso se lo debo a Súper que movió unos hilos aquí y allá y (como no puedo dejar de quitarme crédito a mí misma) a esta servidora que está cerquita de conseguir una entrevista de trabajo. Por supuesto que aún no hay anda seguro y si me citan a entrevista entonces todavía faltará ganarme la otra mitad del terreno, pero el sólo hecho de que me llamasen hoy en pleno cenit de la crisis es un gran logro también. He intentado no emocionarme más de la cuenta ni subirme a una nubecita para no llevarme un mal golpe, pero lo cierto es que estoy deseando que suceda algo bueno y que venga un cambio pero para mejor. Ya veremos si ese camino se abre y si decido tomarlo, pero por ahora ya me doy por satisfecha de que al menos una empresa esté considerando mi candidatura.

Doy las gracias por estos días así que dan una de arena pero tres de cal y que nos permiten recobrar la esperanza y la fe en la vida, en la energía, en el amor, en el universo y en la humanidad.

Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.

“Color Esperanza”
(by Diego Torres)

Sé que hay en tus ojos con sólo mirar
que estás cansado de andar y de andar
y caminar, girando siempre en un lugar

Sé que las ventanas se pueden abrir
cambiar el aire depende de ti
te ayudará, vale la pena una vez más

Saber que se puede, querer que se pueda
Quitarse los miedos, sacarlos afuera
pintarse la cara color esperanza
tentar al futuro con el corazón

Es mejor perderse que nunca embarcar
mejor tentarse a dejar de intentar
aunque ya vez que no es tan fácil empezar
Sé que lo imposible se puede lograr
que la tristeza algún día se irá

y así será, la vida cambia y cambiará

Sentirás que el alma vuela
por cantar una vez más

Saber que se puede querer que se pueda
quitarse los miedos, sacarlos afuera
pintarse la cara color esperanza
tentar al futuro con el corazón

Saber que se puede, querer que se pueda
quitarse los miedos, sacarlos afuera
pintarse la cara color esperanza
tentar al futuro con el corazón

Vale más poder brillar
que sólo buscar ver el sol

Pintarse la cara color esperanza
tentar al futuro con el corazón

Saber que se puede…
Querer que se pueda…
Pintarse la cara color esperanza
tentar al futuro con el corazón

 
3 Comments

Posted by on September 27, 2010 in hitos de la vida

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 responses to “Color Esperanza

  1. Angelo

    September 28, 2010 at 18:59

    Que buenas noticias: la de la libertad de tu hermano me alegró mucho, cuando leí tu post anterior se me hizo un nudo en el estomago. Y por la posible entrevista de trabajo, te deseo lo mejor, a veces EL JEFE, decide dejar de apretar y nos guiña un ojo, aprovecha la sensación que es maravillosa…

     
    • Coraline

      September 29, 2010 at 12:16

      Gracias Angelo. El jefe no es tan benevolente como podría parecer en este post pero escribiré sobre ello más adelante. Sí. Un poco de orden dentro de tanto caos, ya tocaba! Gracias por estar allí.

       

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: