RSS

Natalicio de Coraline

08 Sep

Hace ya varios días que se celebró el aniversario de mi nacimiento y hoy hago una breve reseña sobre ello porque quiero dejar memoria del agradecimiento que siento porque haya sido así.

Para mí la conmemoración de ese día, contrariamente a lo que debería, suele ser una fecha irritante porque tengo una especie de complejo infantil que no he conseguido superar del todo.

Por lo que me dice mi memoria (aunque no me fío por completo de ella) casi nunca pude tener una fiesta de cumpleaños “normal“, ni durante mi infancia, ni durante mi adolescencia e incluso ni durante mi edad contemporánea porque tuve la fortuna (o la desdicha, según como se mire) de nacer en unas fechas en las que estábamos de vacaciones del cole, de la universidad o del curro.

Eso hacía de cualquier fiesta de cumpleaños (al mejor estilo Venezolano) un imposible, por lo que mis padres no se preocupaban de intentar hacerme una celebración típica de una persona de mi edad y siempre me tuve que conformar con una tarta en casa y algo sencillito con la familia.


No que sea una malagradecida, pero a cualquier chamo le hace ilusión estar con sus amiguitos, partir una piñata, repartir cotillones y en esa época hasta oír a las payasitas Nifú Nifá.

Ya de mayor el problema común era que mi condición de niña dependiente (y sin recursos) no me permitía celebrar en una casa “ajena” como quería y hacerlo fuera usualmente no estaba a mi alcance. Esto significa que mi cumpleaños siempre termina convirtiéndose en una tragedia griega para mí, en la que acabo deprimida porque no puedo celebrar nada como quiero ni con la gente que quiero.

Resulta que a todas estas suelen gustarme más las celebraciones de mis fiestas de números impares y este año haciendo buen honor a ello, POR FIN ME PERMITÍ tirar (literalmente) la casa por la ventana.

Por supuesto que considerando mis posibilidades económicas, para mí el tirar la casa por la ventana obviamente no es ni remotamente comparable con lo que sería tirar la casa por la ventana para gente con más recursos; pero yo me gasté todo lo que podía y lo que no también para poder tener la celebración de cumpleaños que quería, y además incluso hasta me vi en la necesidad de enfrentarme con La Sangre por ello; es la primera vez que me organizo y pago mi propia fiesta de cumpleaños y me siento satisfecha de haberlo conseguido tal y como lo soñé.

Tuve un día especial acompañada de gente que aprecio y gente sin la que mi vida no sería igual. Celebré en un lugar hermoso y colmado de energía positiva que sólo invitaba a no querer irse nunca de allí. Me brindé a mí misma y a todos los invitados una velada absolutamente fantástica, especial, única, digna de ser repetida y digna de no ser nunca olvidada. Ese fue mi día y esa felicidad genuina que sentí, no tuvo precio.

Por supuesto que lo conseguí con el apoyo de mucha gente que hizo que ese día resultase perfecto. Me siento enormemente agradecida y afortunada, con todas las personas que contribuyeron a que la celebración fuese un éxito y también con todas las que participaron del evento; sin ellos nada hubiese tenido sentido.

Gracias, infinitas gracias por esa oportunidad y experiencia tan bonita.

Para alcanzar algo que nunca has tenido, tendrás que hacer algo que nunca hiciste

 
Leave a comment

Posted by on September 8, 2010 in días como hoy

 

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: