RSS

CB PIN: @#%&?Ç^¡

12 Aug

Hace aproximadamente una década desde que dejé de estar inmersa en una cultura para pasar a conocer muchas otras; desde entonces me he deshecho progresivamente del bendito chip venezolano que hace a los de nuestra cultura, en líneas generales, gente materialista, snobista y trendy. Venezolano que se respete se une a todas las manías y modas de forma masiva, sin pensarlo; sólo porque nuestra cultura y sociedad nos lo exige así.

Desde que comenzó la fiebre del CrazeBerry en USA (hace aproximadamente 4 años cuando justo me mudaba de USA a España), todo venezolano que aún vive en el país se ha hecho con uno de esos aparatitos aún a sabiendas de que te pueden quitar la vida por quitarte el teléfono. Afortunadamente, el vivir fuera me ha hecho desprenderme de la cultura materialista y ya no prevalece en mi vida el tener sobre el ser (es uno de los valores que siempre le agradeceré a mi padre el haberme inculcado), por lo que no compro chismes electrónicos por impulso y de forma “desesperada” sólo para estar “in”.


Mi teléfono personal sigue siendo de los de toda la vida, no necesariamente porque los CrazeBerry no sean accesibles aquí en España, sino porque en el fondo necesito el teléfono para llamar y con eso me basta; confieso que no me siento menos que nadie por no hacer uso del CrazeBerry ni me siento fuera de moda tampoco; sólo espero que la vida me regale la sabiduría suficiente para asegurarme de que mi descendencia sepa hacer buen uso de la tecnología sin convertirse en seres caprichosos que no valoran la importancia de las cosas, lo que cuesta obtenerlas y lo peligroso que es darlas por hecho sólo porque siempre las han tenido.

Hace unos meses atrás recuerdo que un compañero comentaba que el CB era una porquería y que jamás cambiaría su teléfono por uno de esa marca. Bastó con que sacaran un modelo con el que se encaprichó y recorrió media isla para conseguirlo. Ahora todos los demás teléfonos son una porquería al lado de su preciada CB; es la sociedad consumista y la hipocresía del pragmatismo.

Ahora confieso que desde hace casi 3 meses por motivos laborales me he visto en la necesidad de sucumbir ante la moda del CrazeBerry. La empresa me ha proporcionado uno de estos dispósitivos a falta de un centro de trabajo en el que tenerme ubicable. Yo no pago la línea pero sí hago uso de ella, por lo que aprovecho de darle también a este teléfono un uso personal (sin incurrir en ningún gasto extra para mi empresa) y reconozco que después de tenerlo; si es que alguna vez me lo quitan, no será tarea fácil volver atrás.

El CrazeBerry ha llegado a mi vida, seguramente para quedarse; pero no ha llegado a ella por una moda, por una fiebre, por un necesidad de presumir de lo que se tiene. Ha llegado en el momento oportuno por causas neta y puramente laborales; lo cual me hace recordar que inevitablemente las modas y las tecnologías nos alcanzan. Más tarde o más temprano pero llega un momento en el que todos terminamos cayendo y sería ingenuo luchar contra eso. Sería como resistirse al progreso. No critico el uso de la tecnología sino el afán desenfrenado de consumismo que ejercen algunas culturas cada vez que sale un aparato o algo se pone de moda y “hay que tenerlo”.

 
2 Comments

Posted by on August 12, 2010 in no te llevo naylon!

 

Tags: , , , , , , , , , , ,

2 responses to “CB PIN: @#%&?Ç^¡

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: