RSS

¿Palabras o silencios?

23 May

A propósito de este post y de este post, quería hacer hoy una reflexión sobre las palabras versus los silencios.

Desde que era pequeña siempre fui una chivata; como se diría en el más criollo venezolano, siempre fui una chismosa. De hecho recuerdo que en el colegio me llamaban “la chismosa del salón” y aunque aquello es algo que nadie desea ser, a mí me importaba poco puesto que prefería chivarme antes que caerme a golpes o a gritos o dejarme joder.

Yo lo resolvía todo acusando a mis compañeros con la maestra; y entonces ellos me odiaban, pero en aquel entonces era la única arma que tenía para defenderme.


No sabría explicar si siempre fui chismosa por genética o por decisión, el hecho es que también recuerdo que en casa solía meter cizaña; ya no por ser chismosa sino porque simplemente no sabía medir mis palabras; se me iba la lengua porque no sabía cuándo callar, cuándo hablar, qué decir, qué callar y sobretodo; cómo no ser impertinente, pero esto podría perdonarse o ser comprensible si tenemos en cuenta que entonces era una niña.

Recuerdo que una vez para la boda de un tío mi madrina llevaba un vestido que le había prestado mi madre. A mí no se me ocurrió otra mejor idea cuando la vi que decir a grito pelao en plena boda algo así como “ahhh pero ese vestido es de mi mamá”.

Desde luego que todas alguna vez hemos pedido un vestido prestado para alguna rumba pa’ no gastar en uno nuevo y para no repetir los nuestros; pero estas cosas nunca se dicen aunque como expliqué antes; yo no lo aprendí hasta un tiempo después.

Tampoco vayan a creer que era la  típica impertinente; pero en momentos es cierto que no medía mis palabras. Hasta que un día, cuando tenía unos 9 años, en plena discusión porcualquiermotivo con mi madre ella prenunció enfadada -y después de llamarme por mi nombre completo “Coraline Alina” (cosa que además de detestar es un claro indicador de su arrechera y palabras tras las que nunca puede venir algo bueno)- la siguiente frase:

“Si no tienes nada bueno qué decir, entonces cállate!”

Santas palabras.

Desde entonces aprendí que es mejor callar cuando no se tiene algo productivo qué aportar y por eso tal vez me pareció tan indignante leer los comentarios del post de Mariale que enlacé antes porque a fin de cuentas es su blog, es su espacio, es su opinión y es absurdo que los anónimos se pasen por allí a darle caña cuando perfectamente podrían abstenerse no sólo de los comentarios sino de leer un blog que no les va.

Lo mismo para el post mío que enlacé más arriba, cuando de cuando en vez me cruzo con esas personas que no tienen nada mejor qué decir y se dedican a pronunciar palabras destructivas: cómprense un banco y ahórrense sus palabras!


 
Leave a comment

Posted by on May 23, 2010 in ¿por qué no te callas?

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: