RSS

Con cucharita

13 May

Sería la mejor forma de expresar el cómo hay que sacarme las palabras.

Mi tendencia es más hacia una identidad reservada que me hace vestir inevitablemente una coraza que se convierte no sólo en mi resguardo sino que me permite ser -casi impenetrable- respecto a cualquier estímulo del exterior.

Así pues me acotaba una en estos días que casi nunca le cuento mis cosas y que cuando lo hago no es de forma detallada; por lo que he querido analizar ese punto.

De por sí tengo una personalidad bastante cerrada; al menos en cuanto se refiere a la gente de mi entorno no suelo ser la típica persona que lo suelta todo a menos de que considere que la gente muestra un cierto interés en saber qué es lo que acontece en mi vida; por eso es absurdo pretender que yo tome una iniciativa en algo que simplemente no me caracteriza hacer.

Tampoco me va el cotilleo así que si el interés en lo que me pasa no es auténtico; es muy posible que la sensación de que alguien intente averiguarme la vida me haga rechazarlos indiferentemente sin soltar prenda o pasar de las preguntas casualmente bien sea ignorándolas, cambiando el tema o respondiendo con monosílabos.

Por otro lado es difícil estar al día de la vida de alguien a quien frecuentas poco o con quien hablas poco o con quien sencillamente se intercambia pocas intimidades ya sea porque el entorno no lo permite o porque las circunstancias no se presten; pero esta situación se ve agravada si encima de ello las pocas veces que sí me dispongo a contar mis cosas el receptor del mensaje se encuentra distraído o me interrumpe varias veces para atender otros asuntos.

Evidentemente esto me corta la nota o cualquier intención que tuviese de soltar un poco la lengua; por eso creo que es importante no sólo conocer las limitaciones de nuestros interlocutores sino también saber buscar los momentos oportunos para hablar y las condiciones propicias para conversar.

No hay peor desaire para quien se anima a contar algo con entusiasmo -más si ya le cuesta hacerlo- que interrumpirle, marcharse o ponerse a hacer cosas mientras la otra persona le habla. A mí me pone de los nervios y hace que me cierre más a esas personas; especialmente si estoy por la labor de abrirles mis sentidos a algo que me afecta o que es serio para mí y ellos se dedican -con esta actitud- a menospreciarme.

 
2 Comments

Posted by on May 13, 2010 in información clasificada

 

Tags: , , , , ,

2 responses to “Con cucharita

  1. daniela truzman

    May 14, 2010 at 04:16

    Me gustó mucho tu reflexión! por cierto, gracias por tu comment en mi blog… por cierto mi plantilla la descargué en http://btemplates.com/ ahí te explican súper bien como descargarlas y adecuarlas a tus necesidades, yo pasé un buen tiempo sin conseguir ninguna que me gustara y bueno me tropecé con esa que me mató.

    saludos!!

     
  2. Coraline

    May 14, 2010 at 12:18

    Gracais a ti! Le echaré un vistazo cuando tenga un tiempito!

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: