RSS

Cuando las aficiones son desmedidas…

07 May

Además del estrés que me ha acechado durante estas últimas semanas y la falta de interés -derivada del cansancio que llevo- hacia -casi todas- mis actividades predilectas, recientemente me he dado cuenta de la cantidad de tiempo -valioso- que he estado desaprovechando en actividades inútiles como lo son (intentar) mantenerme al corriente de todo lo que ocurre en el Facebook.

Por supuesto que esa tarea es aún más difícil cuando se tienen centenas de amigos agregados en el FB, todos posteando sus peripecias, notas, fotos y demás acontecimientos que básicamente mantienen a cualquiera pegado al ordenador durante horas, que al final del día dejan poca productividad y mucha más información de la que el cerebro puede -física y humanamente- procesar.

Lo cierto es que he tomado consciencia de esto y he decidido que no es el camino que quiero seguir llevando. Por eso me estoy tomando un respiro del dichoso embobador y me estoy dedicando a otras actividades que me aportan mucho más. Definitivamente tampoco tengo tiempo para enterarme de todo y el poco que tengo no me apetece invertirlo en ello. Incluso cuando lo hago entonces reparo en que ya tengo suficiente con mis propias circunstancias como para pretender estar al tanto de lo que le está ocurriendo en la vida de los demás.

Es evidente que la herramienta propone una forma muy sencilla y actualizada de comunicación, una comunicación que se da básicamente en tiempo real y que agradezco por la facilidad de retomar contacto con gente de la infancia, del colegio e incluso de la familia; pero es una forma de comunicación a la que últimamente le he perdido el interés casi por completo y a Dios gracias que no me he enganchado en el Twitter.

Sólo me he pasado por el embobador a dejar un par de actualizaciones en mi estado y a publicar mis preciadas fotos; pero fuera de eso ya no me molesto en emplear horas de mi tiempo en ponerme al día de todo o si quiera intentarlo.

Pero no es sólo el FB lo que me quita tiempo sino también los múltiples correos de empresa que recibo cada día de la semana sin importar la hora ni las circunstancias. Me da dolor de cabeza tan sólo de pensar que en breve me asignarán un Blackberry de empresa; si ya no se respetan mis horarios ni mi tiempo libre con uno de esos chismes en mano creo que esta plaga será aún más difícil de controlar.

A veces siento que la tecnología indiscutiblemente acabará por consumirnos y si no lo creen echen un vistazo a este link que descubrí hace un par de días leyendo este blog.

 
1 Comment

Posted by on May 7, 2010 in todo lo demás

 

Tags: , , , , , , , ,

One response to “Cuando las aficiones son desmedidas…

  1. chino78

    May 8, 2010 at 11:15

    Una noticia muy curiosa, la q colgaste, creo q voy a dejar de calentar el agua en el microondas q tengo en el baño jaja. De todas maneras actualmente es la cruda realidad de nuestras vidas. Como matrix, estamos conectados a las maquinas.

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: