RSS

Amor con amor se paga

30 Apr

Hay muchas formas de decir gracias aunque ninguna como corresponder a quienes han apostado por nosotros en algún momento.

No sé si alguna vez he escrito que este espacio nunca fue creado con la intención de hacer publicidad, ni de tener tráfico; ni si quiera con la intención de tener una comunidad de seguidores, por pequeña que fuese.

El humilde templo que he creado para almacenar palabras, ideas, reflexiones, opiniones y pensamientos ha sido concebido con el único objetivo de darme un respiro, de canalizar mis sensaciones, de desenredar las encrucijadas de mi vida y de crear una memoria que me permita recordar y vivir cada vez que vuelva a ella.

A pesar de eso, la satisfacción que me procura el escribir no viene dada únicamente por esa necesidad innata de expresarme mediante la palabra escrita; textos que trascienden, que permanecen; a los que antes de publicar puedo volver a borrar, corregir, re-escribir. La satisfacción de lo que aquí expongo también viene dada por la promesa de que tal vez mis palabras serán un aporte para otros y de que las mismas, de alguna forma, influyen positivamente en la vida de otras personas, en la sociedad, en el mundo.

En estos días leía una reproducción de un e-mail  en este post en el que su autor explicaba que los blogs son “como si alguien, como una expresión íntima de amistad, te permitiera visitar su casa y revisar lo que hay en los cajones abiertos del escritorio”…. por eso, aunque escribo principalmente para mí, recibo gustosa a aquellos quienes decidan participar, a aquellos que consideren que mis palabras pueden aportarles algo, a esas personas que sienten curiosidad por el contenido de esos cajones abiertos, incluso a quienes sólo valoran -para bien o para mal- mi expresión retórica.

Es cierto que las críticas constructivas y las contribuciones de otros siempre hacen que lo que escribo sea más enriquecedor y me permite leer otros puntos de vista en los que tal vez no había reparado, recordar que nada es imposible, y encontrar soluciones que a mí no se me ocurrieron antes. ¿Cuántos posts propios no hemos concebido inspirados en publicaciones de otros? ¿Cuántos posts no hemos escrito inspirados en algún comentario que dejaron en nuestro blog?

Exactamente el día que marcó el corazón de este mes, TLQMP, como lo ha bautizado Mika, registró el récord de hits de su historia. Un registro de 51 humildes pero significantes visitas únicas a este tímido espacio. Otro récord 10 días después con 58 visitas.

Así que hoy quiero cerrar el mes con un mensaje de gratitud infinita a aquellos quienes lo han hecho posible; porque seguramente el blog seguiría existiendo sin ustedes; pero no cabe duda de que es mucho más completo con la participación de quienes me leen, de quienes me escriben e incluso con aquellos que sólo llegan aquí por error.

Y porque es de bien nacidos ser agradecidos: Gracias a quienes se toman el tiempo de leer lo que publico, a quienes se toman la molestia de dejar un comentario y a quienes echan un vistazo aunque sólo sea para descubrir que no están interesados en mis rollos.

 
Leave a comment

Posted by on April 30, 2010 in hitos de la vida

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: