RSS

Itinerarios de vuelo convertidos en ceniza…

19 Apr

Hace 3 días me llamaron de la aerolínea en la que trabajo para que prestase mis servicios a partir del mismo momento en que pudiese llegar al aeropuerto, entiéndase, lo antes posible y hasta que la situación de emergencia cesara tras la erupción de un volcán bajo el glaciar de Eyjafjallajokull en Islandia el pasado jueves 15 de Abril de 2010 que convirtió todos los planes de vacaciones e itinerarios de vuelo de millones de pasajeros en cenizas.

Mi horario original era de sólo 6 horas el día viernes, pero dado el interrumpido tráfico aéreo en toda Europa que resultó en la cancelación de todos los vuelos desde Inglaterra y otros destinos hacia y desde estas zonas del mundo, he trabajado en cambio un total de 25 horas en los últimos tres días, más aquellas que completaré esta semana según sea necesario en un intento de cubrir los turnos de trabajo prolongados en miras a solventar todo este caos.

Al principio la aerolínea habilitó rescue flights (vuelos de rescate) en los que intentamos hacer reservas para nuestros pasajeros en vano ya que estos vuelos también fueron posteriormente suspendidos. En total cancelamos 5 vuelos regulares más 7 rescue sólo durante el fin de semana; sin contar los que teníamos previstos para mañana y para el resto de esta semana; lo cual nos deja un saldo de más de 2.000 pasajeros -sólo de nuestra aerolínea-  atrapados en territorio canario.

La gravedad de la situación se ha intensificado a medida que han transcurrido los días y aunque muchos aeropuertos comienzan a estar operativos nuevamente, lo cierto es que esto ha sido un acontecimiento histórico y con un gran impacto en toda Europa y el mundo; especialmente en los aeropuertos británicos del norte, que dada su ubicación geográfica han sido los más afectados con todo este fenómeno.

Por primera vez en la historia el espacio aéreo británico ha cerrado por completo y es también la primera vez que el aeropuerto de Heathrow ha dejado de operar aún siendo el más antiguo de Inglaterra. Ni si quiera cuando los ataques terroristas del 9/11 ocurrieron se generó un caos aéreo tan grande; tal vez por eso aún no concibo cómo hay personas declarando que esta situación está sobrevalorada y que seguramente no es para tanto.

Este desastre trae además implicaciones económicas que afectan al mundo entero; ni qué decir sobre el hecho de que esto contribuye a que la crisis continúe, a que el turismo de la isla se vea gravemente afectado y a que las aerolíneas tengan pérdidas millonarias.

Los vulcanólogos parecen no tener ningún indicio certero de que el volcán dejará de hacer erupción en breve o de que aunque así fuese, los volcanes aledaños no entrarán también en erupción tras el movimiento tectónico. Lo que si ha mejorado es el hecho de que el volcán ya no está expulsando tanta ceniza sino lava; aunque obviamente es cuestión de tiempo para que las consecuencias de esto también comiencen a sentirse.

Por la magnitud que tiene la nube de cenizas el descenso de partículas está ocurriendo muy paulatina y progresivamente. Esto permite que los aviones tengan más visibilidad y que por tanto puedan volver a operar en breve; pero lejos de mejorar, las condiciones climatológicas seguirán representando una amenaza para la población porque toda esa ceniza y los átomos que le acompañan tocarán tierra en algún momento; entonces comenzará el peligro para la salud humana.

Durante estos días el aeropuerto en el que opero ha estado más que repleto de cientos de pasajeros confundidos, frustrados, en pánico, disgustados y las pantallas de información llenas de indicadores rojos manifestando la cancelación de cada vuelo.

Este tema me ha tocado muy de cerca y me ha afectado fuertemente por diversas razones que intentaré describir en este post no sólo para desahogarme sino para llamar a la reflexión. Es una de esas experiencias –por demás sin precedente- que considero hay que vivir para comprenderla y que por más que cuente; no puede valorarse y apreciarse de la misma manera a menos de que se viva en carne propia, pero seguramente Angelo sabría a qué me refiero.

No ha sido tanto las horas de trabajo prolongadas; no ha sido sólo el comenzar un turno sin saber a qué hora la situación diaria estará medianamente controlada como para que puedas irte a casa a dormir, no es sólo el no poder disfrutar de tus días de descanso pautados sino la carga emocional que queda al final del día.


Una carga emocional que viene dada por las múltiples situaciones personales de pasajeros que se ven con 4 niños desprovistos de dinero, o de aquellos que tenían que volver porque comenzaban la quimioterapia tras descubrir que tienen un cáncer, o de aquellos con un padre fallecido aquí en la isla durante sus vacaciones quienes buscan desesperadamente volver con los suyos y transportar el cuerpo, o de aquellos con madres infartadas y padres moribundos quienes no podrán estar a su lado durante los últimos días de su vida. Eso sin mencionar aquellos con situaciones menos graves y que simplemente  tienen que volver por trabajo, negocios, porque han dejado a sus hijos solos o porque tenían la boda de un amigo.

Lo que más pesa es la carga emocional que permanece tras oír las circunstancias particulares de cada familia desesperada por volver a casa; no hay nada peor que la incertidumbre de no saber qué está pasando, qué va a pasar o por cuánto tiempo la situación se puede prolongar.

Lo que más pesa es la carga emocional de tener que estar allí dando la cara, con una sonrisa en el rostro, intentando sacar toda la empatía posible para calmar a los pasajeros y más allá de pasarles la poca información que hay disponible, también darles consejo basado en opiniones personales para evitar que se ofusquen y actúen bajo impulsos en estas circunstancias tan desafortunadas.

Los pasajeros desesperados piensan que la solución es solicitar a la aerolínea un reembolso de dinero y viajar a la península porque desde allí seguramente hay más opciones; pero lo que no piensan es que también hay más demanda, que también hay otros pasajeros a quienes se les ha ocurrido ya esa brillante idea antes y que por tanto los servicios en península también se han colapsado. Lo que no piensan es que si su vuelo ha sido cancelado, la aerolínea se responsabiliza por transportarlos de vuelta sea como sea y aunque tome el tiempo que tome; pero que una vez que solicitan un reembolso para buscarse la vida entonces están a la buena del señor porque ya no existe una aerolínea que los respalde o que pueda darles una solución.

Otros pasajeros desesperados piensan que la solución es cambiar su vuelo para el día siguiente –y los que son de otras aerolíneas- comprar un billete con nosotros, pero lo que no piensan es que el espacio aéreo permanece cerrado –parcial o totalmente tanto para nosotros como para muchas otras compañías- y que aunque lo abran, en cualquier momento puede volver a cerrar si es que el volcán decide volver a hacer erupción.

Ciertamente podemos cambiar a estos pasajeros gratuitamente a un vuelo pautado para el 23 o para el 27 o para el 30 de este mes; pero que tampoco tenemos garantía de que esos vuelos vayan a salir y aunque así fuese; una vez que los movemos a un vuelo posterior y que aún no ha sido cancelado entonces pierden su estatus prioritario por el vuelo original. Una vez que los cambiamos no podemos ponerlos en ningún rescue flight previo en caso de que sea habilitado.

Lo que muchos pasajeros no piensan es que la nube de cenizas se sigue desplazando y aunque se disipe; aún si consiguen llegar a península puede que entonces sean esas tierras las que se encuentren afectadas y que por tanto igualmente corren el riesgo de quedarse atrapados.

Y no es que no comprenda a los pasajeros ni su situación; precisamente porque comprendo bien lo duro de todo esto es que he llegado cada día a casa con una carga no sólo física sino también emocional tremenda; pero lo que pocos, muy pocos parecen entender es que lo mejor en estos casos es ESPERAR y lo que varios, muchos parecen olvidar es que esto NO DEJA DE SER UNA CATÁSTROFE NATURAL.

A la gente le cuesta mucho esperar; todos quieren soluciones y respuestas pero son respuestas que nosotros no podemos dar porque simplemente no las tenemos. Esto es un fenómeno imprevisible que nada tiene que ver con las líneas aéreas y por tanto, aunque quisiéramos no podemos dar información acertada y tampoco las soluciones que los pasajeros pretenden encontrar.

Por nuestra ubicación geográfica y basada en mi humilde opinión las Islas Canarias somos las que estamos más jodidas porque los pasajeros varados en estas tierras son los que se encuentran más lejos de Inglaterra en lo que al continente europeo se refiere. No dudo que haya pasajeros tirados en América del Norte y América latina, pero está claro que el estar en una isla tiene muchas limitaciones y reduce nuestras posibilidades porque NO podemos transportar a los pasajeros con buses ni ferrocarriles ni nada que se le parezca.

Tampoco podemos detener el volcán; evidentemente es una situación con miras a prolongarse y si no lo pensase así, mi empresa no estaría invirtiendo una pasta en conseguir vuelos fletados que lleven a los pasajeros a la península para transportarlos en buses desde allí. Una travesía por demás larga y dura; más si se hace con niños, así que muchos se han dado el lujo de decir que ellos no quieren hacer ese viaje y que prefieren esperar a que se restituyan los vuelos; pero lo que no piensan es que es muy posible que esto tome más de un par de días.

A día de hoy la cosa se ha calmado un poco y lenta pero seguramente algunos vuelos comienzan a restituirse y algunas aerolíneas vuelven a operar; según en qué destino y en qué aeropuertos… Pero si las aerolíneas tuviesen alguna garantía de que esto es una situación que estará solventada en un par de días; entonces no invertirían dinero ni tiempo en buscar vías alternativas de repatriar a los pasajeros sino que esperarían también para restablecer sus vuelos.

Así pues, los pasajeros tendrán que ser transportados de esta manera de todas todas; sólo que tal vez en días posteriores, lo que les dejará en una peor situación económica. Hay quienes pueden permitírselo, así como lo han hecho aquellos que se han gastado más de tres mil euros –si, 3.000€- en pagar carreras de taxis en la península; pero muchas otras personas deberían intentar aprovechar la oportunidad y valorar el esfuerzo que hacemos para dar soluciones; lo que pasa es que ellos quieren volar aunque no terminan de entender que el espacio aéreo de Inglaterra continúa totalmente cerrado.

Hoy concretamente me he sentido indignada al escuchar las noticias; no había podido escucharlas durante los últimos tres días porque básicamente he vivido metida en el aeropuerto trabajando; pero lo cierto es que he oído reporteros comentar que se sienten poco afligidos por el daño que este fenómeno le ha causado a las aerolíneas dado que las mismas se han enriquecido tanto durante tantos años. ¿Cómo se puede ser tan frío?

Para mí, este evento es comparable al terremoto de Haití o al huracán Katrina; con la diferencia de que esto, afortunadamente, se ha tratado de un volcán que no ha afectado viviendas sino el espacio aéreo. Es un siniestro que no ha dejado daños materiales, de momento, pero no deja de ser una tragedia; no deja de ser una catástrofe natural; no deja de ser un acontecimiento impredecible ante el cual ni las aerolíneas ni la gente corriente tienen la capacidad de solventar y el hecho de que la lava no haya arrasado con ciudades o un poco de gente no quiere decir que el asunto no sea grave ni algo ante lo que alguna persona debería sentirse “poco afligido”.

Me ha indignado también que el gobierno británico haya tardado 5 días en sacar sus navíos en un intento de aliviar la situación; claro que si el volcán hubiese arrasado con viviendas y pueblos a su paso hubiesen salido millones de ayudas humanitarias; pero insisto en que el hecho de que esto no haya ocasionado daños físicos ni se haya cobrado vidas humanas no significa que no ha generado una situación trágica y que merece la atención del gobierno; la solidaridad de los países y la búsqueda de soluciones que sobrepasen los límites de las líneas aéreas. En lugar de esto los gobiernos se han lavado las manos diciendo que es responsabilidad de las aerolíneas buscar una solución y nadie se ha percatado de que esto no deja de ser un evento del cual no sólo no tenemos culpa sino que tampoco tenemos respuestas porque estamos en manos de la MADRE NATURALEZA -lo cual también me recuerda lo frágiles que somos, lo poco que estamos en sintonía con nuestro entorno y lo mucho que creemos que somos nosotros quienes dominamos-.

Dejando todo esto a un lado, me he sentido muy orgullosa de la respuesta de la empresa porque mientras otras de la competencia han cerrado sus puertas y se han largado sin dar la cara ni información a sus pasajeros; he oído que desde lo más alto de la directiva de nuestra línea se ha dicho que no les importa lo que haya que pagar pero que nosotros buscaremos una forma de repatriar a los 1500 pasajeros que tenemos aquí tirados hasta este momento; sólo en nuestra base, sin contar aquellos de las bases del resto de canarias, España y demás países europeos.

Así pues, estoy a la espera de ver qué tal va el día mañana y de cómo progresa esta semana; no cabe duda de que esto es un acontecimiento sin precedente.

 
3 Comments

Posted by on April 19, 2010 in ¡agüita!

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 responses to “Itinerarios de vuelo convertidos en ceniza…

  1. maiskell

    April 20, 2010 at 04:01

    Todo lo que me pasa:
    Este post deberías imprimirlo y pegarlo en el vidrio de tu oficina en grande, en todas las áreas de tu línea aérea y creo que ayudaría en mucho a entender la situación!
    Cariños
    Mika

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: