RSS

Cuando los sueños se convierten en malos presagios…

14 Apr

Ayer me comentaba él que tal vez estaba teniendo premoniciones dado que hace unos días soñó con un accidente aéreo y 48 horas después se cayó un avión que se cobró la vida del presidente Polaco entre otras figuras de su gobierno.

No es que sea muy supersticiosa pero sí creo en los presagios y él tiene mucha energía además de espiritualidad, así que por qué no, me dije; en esta vida todo es posible.

Hoy hizo un día de lluvia y salí como cada mañana a la oficina a pesar de que llevo unos días particularmente difíciles en los que lo menos que me provoca es ir a trabajar. Cayeron unas gotas en la autopista pero a medio camino comenzó a escampar, cogí la salida que me correspondía y entonces sucedió cual película de Final Destination:

El condenado aquaplaning me jugó una mala pasada haciéndome perder el control del vehículo mientras que las ruedas traseras se deslizaban sobre el pavimento a lo que no alcancé más que no soltar el volante y dejar que el coche se escurriese por su propia inercia en la aguda y estrecha curva de la carretera.

Acabé estampada contra un muro de concreto en lo que podría describir como la consecuencia de un golpe firme pero ligero; por demás nada plácido y en un muy mal sitio para chocar; plena curva con cero visibilidad para aquellos que entraban detrás mío; afortunadamente no venía ningún coche pegado así que el accidente no involucró a nadie más; los taxistas de la parada de enfrente junto a la estación de gasolina miraban atónitos lo sucedido.

Como en ocasiones anteriores, mis reflejos fueron lo suficientemente buenos como para no permitirme perder la calma. Retrocedí tranquilamente al saberme aún viva, con el coche en marcha  y sin dolencias; vi a un coche aproximarse pero no a mucha velocidad por lo que me dio tiempo a reanudar mi camino como si no hubiese ocurrido nada aunque en estos casos mi procesión siempre va por dentro.

La última vez que estuve involucrada en un accidente de tráfico (hace 6 años) tampoco pasó a mayores pero en aquel momento me dieron a mí por un costado. Hoy me estrellé yo solita contra un muro de sólidas piedras; en una curva cerradísima, no iba deprisa pero la combinación de los frenos sobre el pavimento salpicado de agua jugó en mi contra.

Y menos mal que esto no me ocurrió en un martes 13 porque sino seguramente me hubiese vuelto más supersticiosa de lo que soy.
Pero volviendo al principio de mi post y por inverosímil que parezca, lo cierto es que hace 2 noches soñé que sufría un accidente de tránsito aunque no era yo quien iba al volante; un sueño que además recuerdo vívidamente y que justo ayer también le conté a él.

Así que después de lo ocurrido no encontré una mejor manera de contarle lo que me había pasado que enviarle un SMS en el que le decía que tal vez no sea él el único con premoniciones. Es más probable que esto haya sido sólo una coincidencia pero no quita el hecho de que hoy choqué y de que hace dos días lo soñé.

 
Leave a comment

Posted by on April 14, 2010 in los milagros existen

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: