RSS

Llegaron los Cardenales

02 Mar

Cuando se oye la palabra “cardenales” se podría pensar en los prelados que componen la corte del Papa y forman el cónclave para su elección o en el pájaro americano caracterizado por lucir un penacho rojo y una faja negra alrededor del pico, pero ayer aprendí que cuando se habla de “cardenales” en España no se refieren a las aves típicas de las selvas Venezolanas; nuestro querido cardenalito; ni tampoco a los de la corte del Papa, sino a morados en el cuerpo tras alguna caída o golpe.

Esos mismos morados que conozco con el nombre de moretones, aquí se les llama “moratones”; con “-a-” en vez de “-e-“.

Al principio pensé que estaba mal dicho, pero luego la impecabilidad de la RAE me hizo caer en cuenta de mi ignorancia y aprendí que todas estas palabras: cardenales, morados, moretones y moratones son correctas y sinónimos, por lo que he añadido estos nuevos términos a mi ya ampliado vocabulario del castellano españolizado.

Esto me recordó también a un post que leí en estos días en un blog que visito con frecuencia sobre la aculturación; explicado en palabras coloquiales lo que es la aclimatación humana a las costumbres de los lugares de residencia actual y parte de eso es también el lenguaje.
Hace 4 años cuando crucé el charco con intenciones de no volver, me burlaba cuando escuchaba palabras como “ordenador” y “barbacoa”. Era impensable que alguna de esas palabras -entre muchas otras- escaparan de mis labios y me empeñé en seguir diciendo “computadora” y “parrilla” hasta que sin darme cuenta integré aquellos vocablos -que yo consideraba profanos- a los propios y fue entonces cuando supe que estaba aclimatada.


“Resistance is futile!
” Uno termina adaptándose a muchas cosas que uno nunca pensó que haría -o en mi caso, que diría- y creo que eso es lo que hace la diferencia entre los que se regresan “porque no lo aguantaron y no se adaptaron” y los que nos quedamos porque entendemos que este es nuestro nuevo hogar y que por mucho que mantengamos nuestras costumbres -y vocablos- Venezolanos también debemos absorber los del lugar de residencia sin que eso nos haga más de aquí o menos de allá; es simplemente aprender a tener la sabiduría de que esto no es Venezuela y que aunque seamos de allá, no podemos comportarnos como venezolanos criollos -con nuestra forma de ser, hacer y decir- en todos los entornos ni en todos los momentos.

 
Leave a comment

Posted by on March 2, 2010 in descubriendo el agua tibia

 

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: