RSS

Enero 2009: CAOS

14 Dec

Comencé el mes con una llamada de mis jefes -durante mis vacaciones- para avisarme que me recortaban la jornada -y el salario- a la mitad por el tema de la crisis. Me sentó fatal considerando que mis padres estaban desempleados y que no hacía ni quince días desde que yo acababa de comprarme mi primer coche.

Pocos días después vino la ruptura con mi pareja, la única que había tenido hasta ese momento; habíamos terminado muchas veces antes y por alguna razón no pensé que aquella sería la definitiva a pesar de que sabía que tenía que cortar por lo sano; pero una parte de mí se negaba a desprenderse de todo lo bueno que viví a su lado durante los tres años que precedieron; la otra resentía lo malo e insistía en que aquello ya no podía llamarse amor.

Siguió una depresión profunda aunque recuerdo haber derramado pocas lágrimas. Siempre llevo la procesión por dentro y me muero así, aunque por fuera parece que sigo viviendo. Me enfermé tras muchos meses sin hacerlo y me sentí sola en la oscuridad. Sentía que tenía muchas cosas pero ninguna en su sitio; hasta que me dí cuenta que sólo me tenía a mí misma y las ganas -o falta de ellas- para o salir adelante o quedarme en donde estaba.

Llegaron los días de inseguridad e incertidumbre, de sentir que no valía nada y de creer que jamás volvería a enamorarme o a amar de la misma manera. Llegó el momento de replantearme -seriamente- mi vida, mis planes a futuro y quién era yo. En aquel entonces no sabía lo que era mi vida sin él y me costó mucho recordar que antes de su existencia también tenía buenos días y lo que es más importante, -tenía una vida-.

Los roces con un compañero del trabajo y toda la situación por la que pasaba, dejando a un lado lo emocional, hacían que la carga fuese lo suficientemente pesada sobre mis hombros como para quitarme el sueño y el apetito. Muchos gramos de menos, muchas horas frente al ordenador perdiendo el tiempo y pocas ganas de hacer las cosas que me gustaban. No dudé en calificarle como el peor mes del año a pesar de que no faltó quien me dijese que cómo podía serlo si tan sólo era el primero; pero yo había tenido suficiente.

 
Leave a comment

Posted by on December 14, 2009 in sumarios

 

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: