RSS

Misdirected Hostility

02 Sep

Hostilidad mal direccionada es lo que he recibido de un hombre al que amé con todo lo que tuve y por el que luché incansablemente. Al que le tendí no sólo mi mano amiga sino un mundo de posibilidades infinitas y una vida que construimos juntos, de la que sólo quedaron recuerdos, que más tarde él también se dedicó a destruir a través de palabras hostiles e insultantes.

Tengo varias teorías al respecto aunque a ciencia cierta nunca sabré ni entenderé lo que ha hecho o sus razones para ello. Un mensaje diciéndome que todavía me quería, un correo diciendo lo contrario; mi reacción inminente intentando catalizar sus palabras pero el golpe definitivo llegó con un e-mail lleno de humillaciones que son muy fuertes como para querer recordarlas y por eso prefiero no escribirlas y no inmortalizarlas entre estas líneas para que quizás el tiempo logre borrarlas de mi memoria.

Acusaciones injustas, insultos fuera de contexto, argumentos que no cobran sentido para mí. Un movimiento entre extremos, algo que pasa de ser un buen recuerdo a ser lo peor que he tenido o vivido; pero a la vez un paso necesario o justo aquello que me hacía falta para arrancar sentimientos de raíz y continuar con mi vida cerrando un capítulo de forma permanente.

No merecía ni una sola de las palabras que me escribió, aún dudo que realmente las haya escrito él, pero aunque no lo haya hecho sí fue él quien las envió y ya eso basta para hacerlo responsable. Una persona que quizás se arrepiente de lo que hizo, que tal vez ahora es que se da cuenta de lo que ha perdido, que finalmente entiende que nunca más podrá recuperarlo y que entonces no tiene más que ofrecer que insultos y palabras hirientes porque ya no le queda más nada y porque es su manera de justificarse, inventándose historias y acusándome de cosas que no hice para sentirse mejor y convencerse a sí mismo de que sí tuvo razones para dejarme y de que sí está mejor sin mí.

Creo que si así hubiese sido, ni si quiera se hubiese tomado la molestia de mirar atrás o escribir.

Por meses esperé porque dicen que lo último que se pierde es la esperanza; pero hoy ya no espero nada de ti, ni bueno ni malo ni regular. Hoy no espero volverme a cruzar en tu camino ni que la vida nos de una segunda oportunidad aunque sólo sea como amigos. Hoy no espero que algún día recapacites o me pidas perdón o te des cuenta del daño que me has hecho. Hoy no espero que vuelvas o me ofrezcas alguna explicación a todo esto. Hoy sólo espero pensar en mí, y saber que en este rincón de “mierda” del mundo, en este instante soy feliz.

 
Leave a comment

Posted by on September 2, 2009 in cosas que nunca entenderé

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: