RSS

El Dinero No lo es Todo

10 Jun

El lunes 01 de Junio comenzó el mes con el que no sólo se nos va ya la primera mitad de este año sino uno que además me pesa en los hombros en lo que a lo financiero se refiere. En general los meses de verano parecen concentrar la mayor parte de los eventos sociales -llamémosles más concretamente cumpleaños- de mi entorno y por tanto mis bolsillos durante la temporada mayo-agosto se ven, por lo general, agudamente afectados.

Además este mes me pasan el recibo del seguro del coche, serán unos 200€ de un tirón. Nada alentador dadas mis circunstancias. Los números no me dan; hace meses que me estoy descapitalizando y me preocuparía menos si tuviese un colchón de dinero lo suficientemente grueso como para amortiguar los gastos, pero lo cierto es que tardaré poco en comenzar a ver en mis estados bancarios los tan abominados “números rojos”… Seguro que ya he escrito sobre esto antes aunque suelo evadirlo; pero sigue allí latente. Afortunadamente nunca me han sobregirado y espero que no lo hagan ahora; no obstante es inevitable cada día temérmelo más.

De este día sólo recuerdo una cosa: a mi chico no le pagaron. Ya habían dejado de hacerlo, en su antigua empresa, el día 29 de Mayo que fue su último de preaviso; contaba con que entonces le pagarían el lunes pero no fue así. No le pagaron ni ese día, ni el siguiente, ni el que vino después; tampoco durante el resto de la semana. Perdió además el día libre que había solicitado en su nuevo empleo para hacer las gestiones bancarias pertinentes; que, como no le pagaron, no pudo hacer así que pasó el día ocioso, pero con la esperanza de que le pagaran al siguiente día aunque entonces sin saber que no sería así.

No recuerdo si ya había escrito lo mucho que me cabrea pensar en esto y en el abuso que por lo general hacen las empresas de sus empleados. Para eso se da un preaviso y para eso se trabajan 15 días. Mi chico con muchas deudas que liquidar, sin poder hacer la compra del mes o la semana, sin poder repostar. Detestando pedir ayuda pero en la necesidad de tirar de la gente de su entorno; en este caso le propuse que tirase de mí hasta que esa “esperanza” de que le pagasen antes que después pasase a convertirse en una certeza.

Estaba claro que no podíamos hacer nada para cambiarlo y estresarnos tampoco ayudaría; pero él no podía evitar la impotencia y la rabia que sentía. Procuré que viese el lado positivo y que buscásemos soluciones. Nos fuimos a comer un helado y dimos un paseo por Callao Salvaje. No lo conocía y me gustó aquella caminata que acabó llevándonos a un muelle en el que nos sentamos juntos frente al mar. Hablamos sobre nosotros, sobre nuestra época de colegiales, sobre las asignaturas en que nos iba mejor y las que no nos gustaban… Aprendí algunas cosas más sobre él.

Me gustan esos temas de conversación que me permiten acercarme un poco más a las personas que me importan. Nos relajamos y olvidamos las preocupaciones por un rato. En ese momento sabía que tenemos muchos problemas de dinero pero también sabía que ni todo el dinero del mundo podría comprar alguna vez la felicidad genuina que sentía en aquel preciso instante. Supongo que por eso dicen que el dinero no hace la felicidad.

 
Leave a comment

Posted by on June 10, 2009 in estamos mal pero vamos bien

 

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: