RSS

Un (in)Digno Representante de la Ley

17 Feb

Unas horas después de publicar mi dilema sobre el trabajo del Hotel, recibí un mensaje en mi móvil para un puesto de secretaria en un despacho de abogados. Me sentí bien porque parecía que otra puerta se abría y la oportunidad pintaba mejor que el telemarketing, así que tras oír el mensaje conseguí una entrevista y más tarde una visita al lugar de trabajo.

El puesto representaba un salto atrás, pues en dicha empresa estaría toda mi vida de secretaria sin oportunidad de crecer o avanzar. Tal vez lo hubiese aceptado si las condiciones salariales hubiesen sido un poco mejores, pero decidí que aquello no era lo suficientemente atractivo para mí.

El abogado me ofrecía declarar sólo el salario mínimo en nómina y una cantidad en negro a cambio de más de 40 horas de trabajo semanales, algún que otro sábado extra y mucha capacidad para aguantar lo que fuese, y también disposición para hacer lo que hiciese falta. Hace tiempo aprendí que los empleos así no suelen merecer la pena, especialmente cuando los desempeñan personas que suelen tomárselos en serio (como yo) porque al final representa un desgaste de energía desmesurado y la recompensa es casi nula.

Este trabajo no era de media jornada, que era lo que en realidad buscaba, así que suponía renunciar a lo que tengo ahora que aunque inestable, supera con creces lo que el abogado me ofrecía.

Tras plantearle al tío mi punto de vista, me dejó saber que lo de la cotización del salario era, en suspropias palabras, “inamovible” porque todas sus chicas, “hasta las más antiguas“, estaban en esas mismas condiciones y porque la seguridad social está muy cara… Me dijo que él prefería pagarle un poco más a sus empleados aunque en negro, antes que dejar que unos “zánganos” se llevasen la pasta.

No me sorprendía aquello porque no es el primer ni será el último empleador que me ofrezca un salario en negro; pero no dejaba de pensar para mí interior que el zángano es él por tener el morro de plantearlo de la forma en que lo hizo y además la indecencia de ser un representante de la ley cuando es quien primero la viola.

Hace ya mucho aprendí también que la ética en el mundo en que vivo no existe; fue sólo una asignatura que cursé y unos valores que aprendí pero que en la práctica casi nadie aplica porque el fin justifica los medios y está bien hacer lo que más nos conviene sin importar su precio… (yo no lo pienso así)

Al final el tío se mostró interesadísimo por mi nivel de inglés y mi experiencia, quedó en que se pensaría lo del salario y que me llamaría el lunes 09 de Febrero de 2009 para hacerme una contraoferta… Nunca llamó, pero está claro que las condiciones no me interesan, así que simplemente continúa la búsqueda…

 
Leave a comment

Posted by on February 17, 2009 in cosas que nunca entenderé

 

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: