RSS

Las 7 Plagas de Los Cristianos

01 Jul

Tras un fin de semana de Eurocopa y familia, ayer me preparé para salir a echar curriculums. Comencé por las empresas de trabajo temporal (ETTs) dado que son las únicas que normalmente reciben curriculums aún cuando no tienen nada disponible; me llevé una gran decepción y tenía que escribir sobre ello.

 

Parece que estas agencias no quieren trabajar ni recibir a la gente, como si sus salarios no dependiesen de su labor para reclutar buenos candidatos. Lo cierto es que ellos no reclutan gente sino que la gente va a ellos, y si se tiene suerte, puede que no cojan tu CV y lo tiren.

 

En Randstad fue donde me recibieron de forma más decente, me atendió un chico que me hizo un par de preguntas sobre mi experiencia y MI NACIONALIDAD; también preguntaron lo típico, que si tengo carnet y coche.

 

Entré luego en Bicolán y me atendió una chica que me dijo que estaban buscando un técnico en selección para su propia oficina. Yo por supuesto no tengo mucha experiencia en selección porque en BW-BL ese trabajo lo hacía mi compañera, pero sí que tengo una idea, a grandes rasgos, de qué va. Yo ya me había inscrito a la oferta de empleo de esa empresa por Infojobs y me descartaron, con lo cual no sé si llevar el currículo personalmente puede servir de algo. No entiendo tampoco por qué exactamente me descartaron, después de todo no es tan sencillo encontrar el perfil que buscan pero me dio la impresión de que también querían a un canario porque me lo preguntó la chica un par de veces. Por la cara le dije que era Canaria, como si mi CV o mi DNI no fuesen a delatarme con el lugar de nacimiento o mi experiencia laboral. Pero no me importó. Pensé que quizás ni leerían el CV y aunque lo hiciesen, quizás lo que dije colaría. Tampoco tengo coche pero dije que sí lo tenía. Sino sé que mis posibilidades serían aún menores.

 

Después me fui a Personal 7 ETT, como siempre en esa oficina, tardaron un poco en atenderme. Como que los empleados ni se inmutaban. Luego salió un hombre de un despacho y me cogió el CV, le pregunté qué tipos de trabajo solían tener disponibles y le expliqué que era bilingüe en inglés y que tenía el certificado básico de alemán. En cuanto vio que había trabajado en Traysesa me preguntó sobre esa experiencia, salió a colación el nombre de Cande, mi jefa de entonces, y pensé que quizás esa sería una buena referencia para él, pero estas cosas no siempre suelen ayudar.

 

Después estuve buscando la agencia de People, pero me di cuenta que la antigua oficina que tenían allí en Los Cristianos la habían quitado.

 

Entré entonces en otra empresa que creo se llamaba Herescán o algo parecido, y me encontré con un olor a cigarro apestoso, un gato echado en el medio de la oficina (no en un lado sino literalmente justo por el paso de gente como si él fuese el rey de aquel sitio) y un despacho bastante lúgubre. Por el ambiente, parecía que allí contrataban mafiosos más que empleados, me dio una impresión tan mala que me lo pensé dos veces para dejar mi CV. Si me llaman creo que no quiero ni regresar a ese sitio. Le entregué el CV con mi documentación a la mujer que había en frente y le pregunté, al igual que en el resto de los sitios, que qué tipos de trabajo solían tener. En mitad de la acogida el gato que había en el suelo se trepó sobre la mesa y se posó delante de mí. No me lo podía creer. Salí de allí casi literalmente corriendo y preguntando cómo era posible que aquello fuese una oficina de RRHH.

 

Me fui entonces a Activa, me atendió una señorita que todavía no sé cómo calificar, pero fue entre cortante, antipática y fría. Parecía un muerto viviente o un fantasma recibiendo a la gente. Me percaté de que había un chico rellenando una solicitud de empleo en una mesa auxiliar y cuando me dispuse a preguntarle si tenía que rellenar solicitud, me dijo que no. No entendí si no era necesario porque yo llevaba CV y quizás el otro chico no, o si no era necesario porque de entrada pensaba tirar mi CV sin siquiera leerlo, o si no era necesario porque tal vez mis ojos me engañaron y lo que rellenaba aquel chico era algún otro formulario. No me atreví a preguntar porque la mujer creo que me hubiese vomitado encima de la mala cara que tenía. Tampoco entendí cómo ponen a una persona así de cara al público. Parecía que le pesaba el culo y creo que fue la que peor me trató. Por lo menos la mujer de Herescán había sido amable aún en aquel despacho horrible y con sus fachas inapropiadas.

 

Finalmente morí en Emplea, en la que nada más entrar me encontré no sólo con una fila de gente sino con una señorita echando gritos a un trabajador y diciéndole algo sobre sus boletines y sus horas. Le decía que el plazo era del 1 al 3 y que si no traía las horas ellos no podían hacer nada. Que cuanto más tardase iba a ser peor y que si él quería traerlas cuando él pudiera, que entonces ella le iba a preparar el pago cuando ella pudiera. Me pareció una escena grotesca, especialmente por la forma -a mi juicio- irrespetuoso en que la mujer se dirigía a aquel hombre. Fue el único lugar donde me hicieron rellenar un formulario que ni siquiera estaba cercano a parecer solicitud de empleo. Lo dejé y me marché desesperada por salir de aquel antro de cucarachas.

 

Sólo me quedaba Adecco. Y entonces entendí por qué son los número uno. No son los número uno porque se lo curran, sino porque los demás son tan malos, que Adecco es la leche a su lado. Al menos yo intentaba darles buena acogida a los candidatos. Al menos yo era amable con ellos o estaba dispuesta a orientarlos o explicarles los tipos de trabajo que podíamos tener o les hacía una pequeña entrevista para saber lo que buscaban. Si es cierto que la mayoría de veces no daban ganas de tratar con la gente que entraba por puerta, pero aún así, creo que jamás los traté de la forma en que me sentí maltratada ayer mientras intentaba venderme a través de mi CV.

 

Sentí ganas de entrar a saludar a mis antiguos compañeros, pero también sentí ganas de entrar a pegarle un puñetazo a la jefecita. Entonces preferí no tentar mis instintos por lo que di media vuelta y me marché.

 

Había estado ya en estas ETTs cuando apenas llegué a Tenerife y aún no me enteraba de cómo funcionaban las cosas aquí, pero no tenía tan malos recuerdos de ellas. Debe ser por lo mismo de que no me enteraba, y ahora al tener que volver como candidata cuando también he estado del otro lado, del lado donde están estos empleados ahora, he comprendido muchas cosas.

 

¿Cómo es posible que el futuro de tanta gente esté en manos de un personal tan incompetente como éste? Yo tengo claro que mi futuro no puedo dejarlo en manos de estas empresas que no intentan en absoluto ubicar a los candidatos con buenos perfiles, sino sólo trabajar lo justo para cubrir los pedidos de (hostelería de) los clientes. Tendré que tocar otras puertas porque dudo que consiga lo que busco a través de las ETTs; al menos en lo que respecta a estas empresas en Tenerife.

 
1 Comment

Posted by on July 1, 2008 in ahora sí que me arreglé yo

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

One response to “Las 7 Plagas de Los Cristianos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: