RSS

Point of No Return

15 Mar

Mi salida de la empresa ha causado más revuelo del que jamás imagine. El jueves 13 vino el Director Comercial desde Las Palmas de Gran Canaria, donde se encuentra la delegación (oficina) central. La verdad no me lo esperaba, sabía que ese día venía el Director Comercial pero jamás me imagine que quería hablar conmigo y mucho menos después de 12 meses de prestar mis servicios a la empresa y durante los cuales este señor jamás se dignó a cruzar más de 3 palabras conmigo.

Me preguntó más de lo mismo, que por qué me iba, pero parece que lo que no entienden es que no es por una única exclusiva razón, sino por un cúmulo de cosas que han sucedido y que me han llevado a un extremo ante el cual no puedo más que sucumbir a esta alternativa. No me voy por dinero ni me voy por querer un empleo que me permita desarrollarme más, me voy porque estoy quemada de esta empresa, porque me ha sacado todo lo que pudo y porque ya no aguanto el ritmo de trabajo y el trato que presta a su personal.

Por supuesto que siempre tuve la ilusión de irme a una empresa más grande, de trabajar en una empresa conocida y alcanzar un puesto ejecutivo pero estaba dispuesta a ser un poco conformista y a aplacar mis ambiciones siempre que consiguiera un trabajo estable y donde el ambiente me permitiera la satisfacción y el orgullo de pertenecer a esa organización. Esta empresa ha fallado en el intento con lo cual hoy los dejo.

El jueves fue un día fuerte para mí, entre las tensiones existentes en el CAC (centro de atención al cliente) y los problemas típicos con las gestoras de Las Palmas, entre las reclamaciones de clientes y el estrés de luchar día a día para que mi trabajo salga, entre la conversación con el director comercial y el sinsabor de no saberme apreciada pues fue un día pesado y agotador.

Lo más triste fue lo del director y me aseguré de hacérselo saber a mi supervisor directo. Qué triste que tenga un empleado que poner su renuncia para que un Director Comercial se tome la molestia de ir a ver qué pasa, pero está claro que tanto él como el resto de la directiva de la empresa llegaron tarde.

El jueves no tuve tiempo de hacer mi ejercicio de las tres cosas buenas del día ni de los sentimientos positivos y negativos que había experimentado durante el mismo. Ahora me parece difícil recordar con certeza lo que sentí o lo que marcó de forma positiva, pero bueno, seguiré escribiendo cuando pueda.

 
Leave a comment

Posted by on March 15, 2008 in employment

 

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: