RSS

Un Día Sin él

11 Mar

He descubierto que éste se ha convertido en un aparato que condiciona de una forma muy marcada mi vida. Mis movimientos están supeditados a un dispositivo tan pequeño pero a la vez tan grande. Pequeño de tamaño pero grande en funcionalidad y eficacia; se trata del móvil.

Mi hermana siempre me dice que el día que tenga una emergencia a la última persona, o mejor dicho, a la única persona que no llamará será a mí. Dice que nunca le atiendo y cuando lo hago, jamás es a su primer intento de localizarme. Y la verdad es que corre con la mala suerte de que me llama en horarios o en que estoy realmente ocupada o en los que sencillamente me he olvidado por unos instantes del móvil. Lo hago sobretodo cuando estoy en casa.

Cuando estoy fuera siento más la necesidad de llevar el móvil conmigo y tenerlo cerca. A pesar de que nadie me llama y de que lo uso poco, este instrumento condiciona mi vida al punto de que me devuelvo a la oficina si me lo he dejado aunque sé que sólo sería por una hora mientras voy a comer, al punto de que me lo llevo conmigo al baño cuando voy a ducharme, al punto de que salgo corriendo a atender cuando estoy en otra cosa como si fuese algo que no puede esperar y hasta el punto de que duermo con él al lado manteniéndolo encendido todas las noches por si acaso… Como si realmente estuviese esperando que un día suene para recibir aviso de una urgencia.

Por esta razón me siento un poco liberada cuando llego a casa y trato de olvidarme del móvil aunque reconozco que la mayoría de veces es inútil. Cuando estoy en casa siempre pienso que si hay algo urgente siempre me pueden localizar al teléfono fijo y por eso quizás me siento un poco más independiente de hacer movimientos sin estar pendiente de él pensando que en cualquier momento sonará, revisándolo cada tanto para asegurarme de que no tener ninguna llamada perdida.

Esto es lo que mi hermana no sabe. Paso tantas horas de mi día pendiente del móvil y sin soltarlo ni un segundo además sabiendo que igual nunca suena, pero basta que me aleje de él para que mi amigo Murphy me haga perder unos cuantos toques y de ella. Siempre de ella.

No permitiré que el móvil siga condicionando mi vida y por eso quiero alejarme de él. Quiero aprovechar sus beneficios cuando sea necesario, pero no quiero seguir sintiéndome su esclava.

 
Leave a comment

Posted by on March 11, 2008 in technology

 

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: